GANADERÍA

La DGA se reúne con los ganaderos de Ribagorza tras confirmarse la presencia de un lobo

Este lobo, detectado el pasado mes de octubre por los expertos, fue captado recientemente por las cámaras de fototrampeo instaladas en zonas boscosas y de montaña de los términos municipales de Laspaúles y Bisaurri


DGA

EFE

Responsables del Departamento de Desarrollo Rural del Gobierno aragonés se han reunido con ganaderos de la comarca de la Ribagorza, en el Pirineo de Huesca, tras confirmarse la presencia de un lobo macho adulto en la zona.

Este lobo, detectado el pasado mes de octubre por los expertos, fue captado recientemente por las cámaras de fototrampeo instaladas en zonas boscosas y de montaña de los términos municipales de Laspaúles y Bisaurri. En junio se avistó otro diferente en la zona de Monegros. 

Según informa el Gobierno aragonés, el lobo no está considerado como una especie cinegética y está protegido por la Directiva Europea de Hábitats, por lo que su caza está prohibida.

Los responsables del Ejecutivo regional han explicado a los ganaderos que el lobo no supone un peligro para la población, ya que su comportamiento en relación a los seres humanos es "huidizo", y siempre trata de mantenerse alejado de las personas.

Por el momento, han añadido las referidas fuentes, no se ha recibido comunicación de ningún ataque de lobo en las explotaciones de la zona.

El presupuesto del Gobierno de Aragón para 2018 prevé una partida de medio millón de euros para compensar a los ganaderos por el riesgo derivado de la presencia del lobo y del oso en Aragón.

Las compensaciones están reguladas a través de una orden que incluye subvenciones para la adaptación de la ganadería extensiva a los retos ambientales y a los desafíos socio-territoriales.

La principal diferencia con las ayudas por los ataques de oso que se aplicaban hasta ahora es que la administración no se limitará a pagar por los animales muertos, sino que asumirá el riesgo que para los ganaderos supone la presencia del lobo y el oso, con una prima por número de cabezas de ganado en la explotación de hasta 4 euros.

Si bien, se mantiene la compensación de daños causados por el oso que se encuentran establecidas en una orden autonómica dictada ya en 2003.

La prima se aplicará en función del número de cabezas, con un límite máximo subvencionable de 2.000 cabezas de más de un año de vida por explotación, y un límite mínimo de 100 cabezas.

Para las explotaciones ganaderas que hayan sufrido ataques de lobo en los últimos doce meses precedentes al de la fecha de publicación de cada orden de convocatoria, la prima será de hasta 4 euros por cabeza, siendo de hasta 2 euros para el resto de las explotaciones objeto de subvención.

Asimismo, las ayudas irán dirigidas a paliar sobrecostes derivados de las situaciones de riesgo y a la adopción de medidas de autoprotección como incentivos a la sostenibilidad de las explotaciones.

Serán subvencionables los gastos destinados a la ubicación de vallados fijos o portátiles dotados de sistema de pastor eléctrico, la contratación de pastores para la vigilancia nocturna de los rebaños, y la adquisición, cuidado y mantenimiento de perros de raza mastín.

La concesión de estas subvenciones queda condicionada, por parte de los titulares de las explotaciones ganaderas, a la inversión y mejora de las condiciones de seguridad del ganado, así como a la adopción de técnicas del manejo que contribuyan a reducir el nivel de daños ocasionados por dichas especies.

Outbrain