Recortes en la Administración

Oliván justifica el parón del hospital de Teruel por un posible gran terremoto

En marzo indicó que estaban todos los informes correctos y las obras iban a empezar mañana. El consejero se escuda en la seguridad y no en los recortes para ahorrar los 18,5 millones previstos

A. IBÁÑEZ

Los informes técnicos que hace seis meses no suponían ningún problema para construir el nuevo hospital de Teruel son ahora suficientes para frenar la inversión prevista este año para esta demandada infraestructura sanitaria y cuya primera piedra se iba a colocar mañana. Sin embargo, el consejero de Sanidad, Ricardo Oliván, advirtió ayer de los peligros sísmicos que ponen el emplazamiento previsto para la construcción del hospital como un lugar en el que "mañana, dentro de 500 o mil años" puede haber un terremoto de hasta 6 o 7 grados Ritcher, ya que "la inestabilidad tectónica" era mayor de lo que se pensaba. Nuevos informes determinarán los riesgos que plantean esta ubicación, a un par de kilómetros del centro de Teruel.

Estas alarmistas declaraciones provocaron que la oposición cuestionara la intervención del consejero. Nieves Ibeas, la portavoz de CHA, partido que propuso la comparecencia de Oliván, consideró que es un pretexto para no invertir este dinero tras conocerse que el Departamento tiene que ahorrar ante un desfase presupuestario de 90 millones de euros. La partida presupuestaria que se destinó para esta infraestructura era la mayor de cuantas había en las cuentas de este año, ya que eran 18,5 millones de euros.

 

NUEVOS TERRENOS Oliván aseguró que el Departamento está buscando un nuevo emplazamiento después de que las doce hectáreas de la zona de El Planizar en la que se iba a levantar este hospital está a escasos metros de dos fallas que concurren y que según los expertos podrían causar problemas. En el caso de que se descarten riesgos, el consejero se comprometió --eso sí en condicional-- a que haya dotación presupuestaria el próximo año.

El pasado 19 de marzo, a una pregunta del PSOE, Oliván afirmaba que los estudios encargados para la redacción del proyecto "descartaban el encuentro de las fallas en los terrenos del nuevo hospital y en su entorno, y descartaban la peligrosidad sísmica", por lo que "el Ayuntamiento de Teruel aprobó definitivamente la modificación puntual de PGOU para la calificación de los terrenos del hospital y sus infraestructuras".

La portavoz de CHA, Nieves Ibeas, consideró que esta gestión demuestra "falta de voluntad política y expectativas ciudadanas frustradas". Para la diputada nacionalista es "muy grave que haya impulsado la obra como promotor y ahora esté diciendo esto y lo único que puedo interpretar es que no tienen dinero y sino es de escándalo que haya ocultado todos estos datos", comentó. En su opinión, esta actuación es "un lamentable el ejemplo de irresponsabilidad y una intervención cínica y malintencionada". "Llevamos años hablando sobre este tema y solo hemos oído promesas", se lamentó.

La portavoz de IU, Patricia Luquin, acusó al consejero de "irresponsabilidades serias en esta gestión" y anunció que presentarán una iniciativa para que cualquier tipo de obra pública deba incluir un informe de la Universidad sobre este tipo de riesgos.

Outbrain