Copa con picante

Un Zaragoza en estado de gracia recibe al Dépor de Natxo en su regreso a La Romareda

Alberto Soro, con gesto serio durante un entrenamiento con el primer equipo en la Ciudad Deportiva.
JAIME GALINDO

J. OTO

En pleno estado de efervescencia, el Real Zaragoza se reencuentra hoy (21.00, Gol) con la Copa del Rey, su competición fetiche y que ha conquistado en seis ocasiones. Solo cinco equipos –Barcelona, Athletic, Real Madrid, Atlético y Valencia– acumulan más entorchados que los aragoneses, si bien las actuales circunstancias obligan a mirar de reojo palmarés e historia. El Zaragoza, en su sexto intento consecutivo por salir del infierno, afronta el torneo con el obligado respeto pero con los cinco sentidos depositados en el gran objetivo. Atrás quedaron medias palabras y posturas tibias de antaño. Esta vez, el mensaje es unánime: solo vale el ascenso.

Así que la Copa se convierte ahora en una gran oportunidad, eso sí, para prolongar ese momento de gracia por el que atraviesa el Zaragoza después de haber completado un notable arranque liguero y, sobre todo, de haber completado uno de los mejores partidos de los últimos años. El equipo de Idiakez destrozó al Oviedo a base de dentelladas y un hambre feroz que todavía hace relamerse al zaragocismo, consciente ya de que su equipo, esta vez sí, figura entre los máximos candidatos a todo desde el principio.

Aprovechará el técnico vasco para conceder minutos a futbolistas que no han sido habituales en las primeras jornadas. Bien por convalecencia o por decisión técnica. Idiakez confirmó ayer que jugará Ratón y todo apunta a que futbolistas como Papu, Aguirre o Delmás, entre otros, también figurarán entre los titulares. Del mismo modo, Álex Muñoz, Nieto y Medina cuentan con muchas opciones de formar en la fotografía previa al inicio del choque.

Y Soro, ese futbolista que ha irrumpido con fuerza inusitada en el primer equipo derribando la puerta. Un jugador diferente que, a sus 19 años, encandila al zaragocismo. Viene de marcar en Oviedo su primer tanto entre los mayores y amenaza con continuar rompiendo estadísticas y batiendo récords. La Romareda, loca por él, tiene en su probable presencia en el once otro gran motivo para frotarse las manos ante el encuentro de esta noche. No jugará Eguaras, todavía en pleno proceso de adaptación al grupo tras su osteopatía de pubis, lo que abocará a Idiakez a seguir echando mano de Ros y Zapater, a expensas de que el 4-3-3 siga siendo el dibujo elegido. En todo caso, Pep Biel o Nieto podrían ocupar alguno de los interiores.

PLANTILLA

Lo que es seguro es que habrá numerosos cambios, pero la amplitud de la actual plantilla contribuye decisivamente a ahuyentar la idea de que la Copa estorba. No lo hace. Al contrario, la eliminatoria viene bien para añadir kilómetros al rodaje de futbolistas que necesitan volverse importantes y a otros importantes que necesitan sentirse necesarios. De hecho, basta con repasar la historia más reciente para comprobar que al Zaragoza le fue mejor cuando fue pasando rondas. Hasta dieciseisavos llegó la pasada campaña, cuando fue eliminado por el Valencia de Marcelino. Entonces, el equipo se quedó al borde del ascenso. En los años anteriores, había caído mucho antes y eso no mejoró sus prestaciones en Liga.

Vuelve la Copa y vuelve Natxo González, que se reencontrará con La Romareda por primera vez desde su polémica salida del Zaragoza. Unos le tienen ganas y preparan la garganta para brindar al técnico un recibimiento que llevan aguardando desde que el bombo hizo la gracia. Otros, centrados en el aquí y ahora, abogan por la indiferencia. La presencia del técnico del Deportivo será otro aliciente más para un duelo repleto de atractivos y con ración extra de picante.

Outbrain