El Independiente

Hoy, 8-M, si yo fuese mujer...

José Luis Trasobares

Si yo fuese mujer quizás no habría escrito este artículo: hubiera preferido sumarme a la huelga. De hecho, aun no siéndolo, le he dado vueltas a lo de publicar, o no, pero he preferido utilizar el día y la tribuna para reflexionar al respecto.

Porque, si fuese mujer, tendría muy clara la existencia de rémoras culturales milenarias que fundamentan una dominación patriarcal y una negación de lo obvio: que yo sería igual a cualquier hombre, y en particular a cualquier hombre de mi condición. Si fuese mujer, y no estoy tan lejos de ello, pues fueron y son mujeres las que me enseñaron lo fundamental, me mostraron lo mejor de la existencia, me inspiraron y me alentaron, sabría sin duda que la desigualdad es una impostura social y política sustentada en siglos de fuerza bruta, de imposición física, de represión, marginación y miseria. Estaría convencida, por supuesto, de que el machismo es una convención hueca, una mentira reñida con la virilidad, la coartada de los cobardes, la bandera de los fanfarrones, un poder de cartón piedra inflado por los poderosos de verdad, aquellos que, desde arriba, alientan las desigualdades básicas. Porque, si fuese mujer, tendría muy claro que mi trabajo precario, mi desempleo, mi despido tras la maternidad serían la consecuencia de una brutal reforma laboral inspirada y diseñada por los amos (y alguna ama, por cierto) del tinglado.

Si fuese mujer buscaría la cercanía de hombres amables y compañeros, lucharía por la igualdad (de todas, de todos), a veces incluso sería mala, rompería las reglas, reiría en la noche, me enorgullecería de mi género, denunciaria cualquier discriminación, odiaría a los acosadores-torturadores-asesinos. Hoy, me vestiría de color violeta.

Pero como no soy mujer, escribo para rendir homenaje, de igual a igual, a mis compañeras, maestras, amantes, amigas, esposas y colegas. Y para celebrar el haber tenido a mi lado mujeres poderosas, inteligentes, independientes, creativas y cariñosas. Por eso, aunque soy varón, este 8-M también es mi día.

Outbrain