MANIFESTACIÓN EN ZARAGOZA

Unas 4.000 personas piden en la calle que el ICA se derogue

El alcalde de Zaragoza secunda la protesta y no irá a la mesa técnica del día 8. Las entidades vecinales de la capital y la RAPA intensifican sus actuaciones

A. IBÁÑEZ / L. M. GABÁS

Alrededor de 4.000 personas desafiaron la desapacible mañana de ayer en Zaragoza para manifestarse en contra del Impuesto sobre la Contaminación de las Aguas (ICA), reivindicar una gestión pública del agua y denunciar el modelo de depuración de la comunidad autónoma, implantado por el Ejecutivo PSOE-PAR en el 2001 y que ahora se empieza a aplicar en la ciudad de Zaragoza. La marcha circuló bajo una intensa lluvia entre la glorieta de Sasera hasta la entrada al edificio Pignatelli, sede del Gobierno de Aragón. Allí se pudieron oír gritos de Lambán dimisión y No al ICA.

Organizada por la Red Aragonesa de Agua Pública (RAPA), y la Federación de Barrios de Zaragoza (FABZ), contó con el apoyo de numerosas organizaciones sociales y vecinales. Aunque desde la megafonía se insistió en varias ocasiones en que la manifestación no tenía connotaciones políticas, fue generalizada la presencia de simpatizantes de Podemos con sus banderas --así como los diputados nacionales Pedro Arrojo, Jorge Luis Bail, y los autonómicos como Nacho Escartín, Amparo Bella y Marta de Santos, entre otros. También destacó la presencia del coordinador regional de Izquierda Unida, Álvaro Sanz, y gran parte del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Zaragoza, encabezado por el alcalde, Pedro Santisteve. Además, se adhirieron alrededor de representantes de una quincena de municipios más, como Pastriz, Alagón, Calatorao, Utebo, Sahún, Fabara, La Muela, Torres de Berrellén o Artieda.

NEGOCIACIÓN POLÍTICA / En declaraciones previas recogidas por Efe, el alcalde de Zaragoza advirtió que la comisión convocada por el presidente de Aragón, Javier Lambán, para estudiar la modificación del ICA es de carácter técnico cuando, a su juicio, tendría que llevarse a cabo una negociación política, por eso reiteró su rechazo a participar en la reunión convocada para el próximo día 8. Santisteve prefiere esperar a conocer el grado de modificación de la ley y si se va a derogar el impuesto para «a partir de ahí hablar» y, mientras, considera que su presencia en la comisión «está de más».

«El problema es que el dinero no fue a la depuración de las aguas y mientras este tema no esté aclarado es lógico que los zaragozanos se nieguen a contribuir a tapar pufos con un impuesto. Primero transparencia, después justicia y equidad y diálogo», señaló Santisteve.

Esta es una de las cuestiones que reivindicó la RAPA. Su portavoz, Enrique Gracia, consideró que es «empezar la casa por el tejado» hablar de modificar el impuesto, cuando lo que hay que hacer es derogarlo y cambiar «el sistema». Como ya había anunciado en jornadas anteriores la RAPA, Ballarín anunció la presentación, a mediados de la próxima semana, de una reclamación ante la Junta de Reclamaciones Económico Administrativa de Aragón por la falta de respuesta a los miles de recursos presentados por la ciudadanía. Paso previo antes de judicializar el impuesto. También enviarán hoy mismo una carta a Lambán para reunirse con él y para que retire la reunión del día 8. «El ICA es el efecto y la causa, un plan irracional, desmesurado cuyo mantenimiento va a castigar a todos los municipios durante 20, 30 o 40 años», sentenció. Mientras, se han recogido ya 25.000 recursos contra el impuesto y se espera que todavía sean más.

El acto concluyó con la lectura de diversos manifiestos, entre ellos el del alcalde de Fabara, el socialista Francisco Doménech, que fue el primero en abanderar hace años las críticas contra el modelo de depuración y aplicar uno en su municipio independiente al plan autonómico, y cuya lucha por su municipio está por encima de las siglas de su partido. También intervino el presidente de la Unión de Consumidores de Aragón, José Ángel Oliván, quien también milita en el partido socialista. Por eso, se insistió reiteradamente en que esta protesta no era una cuestión ni de siglas ni de ideología, sino para denunciar un modelo corrupto que no funciona y condena a las economías de los municipios.

La jornada concluyó con la interpretación de la danza del Ball de Benás, por un grupo de gaiteros y del Canto a la Libertad, por parte de varios miembros de la Ronda de Boltaña. En los parlamentos hubo un recuerdo para la figura de Emilio Gastón, fallecido recientemente.

LA RÉPLICA / No tardó en conocerse la reacción del PSOE y del Gobierno de Aragón a esta protesta, deslucida por la lluvia, pero que ha sido la más masiva a la que se ha tenido que enfrentar el actual Ejecutivo autonómico presidido por Javier Lambán. Para la consejera de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón y secretaria general del PSOE-Teruel, Mayte Pérez, es «inadmisible” que el alcalde de Zaragoza, Pedro Santisteve, encabezara la protesta, ya que debería ser «el principal responsable de generar mensajes de compromiso y solidaridad con el resto del territorio», en lugar de generar «esta situación de agravio comparativo con la ciudad de Zaragoza a la cabeza», indicó, según informa Efe.

Asimismo, el consejero de Desarrollo Rural del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, destacó la voluntad de diálogo del Ejecutivo autonómico para hacer una reforma «en profundidad» del ICA, y subrayó que no se fija «ninguna línea roja» ni hay «ningún condicionante» sobre la mesa.

«Lo único que pido es la responsabilidad de todos los agentes llamados a llegar a un acuerdo, para que el resultado final de la revisión del ICA, que debe ser profunda, permita lograr el objetivo esencial que tiene este impuesto: el buen estado ecológico de nuestras aguas».

El consejero defendió la tímida propuesta de modificación que anunció el mismo junto al presidente del Gobierno la pasada semana, aunque él señaló que habrá una reforma en profundidad del ICA, entrando de lleno en la estructura del propio impuesto que es la posibilidad de reducir la componente fija y la posibilidad de establecer tramos variables, ya que actualmente hay una «anomalía que hay que corregir», como es el hecho de que el metro cúbico salga más barato cuanto más se consume. «Tiene que ser justo lo contrario», dijo.

Outbrain