+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PLANIFICACIÓN HIDROLÓGICA

Arrojo presenta las alternativas a la presa del Bergantes

Una opción es hacer nuevos aliviaderos en el embalse de Calanda

 

EL PERIÓDICO
12/07/2014

El profesor y presidente de la Fundación Nueva Cultura del Agua, Pedro Arrojo, presentó ayer en Alcañiz las conclusiones del documento El conflicto del Bergantes. Problemas y Alternativas, ante la polémica que ha generado en el Bajo Aragón la proyección de una presa en Aguaviva sobre el cauce del Bergantes como presa de seguridad ante una posible avenida que no pudiera asumir únicamente la presa de Calanda.

En este informe se analiza la situación de la cuenca Bergantes-Guadalope, derivada del problema de seguridad de la presa de Calanda y de los pueblos ubicados aguas abajo de la misma, así como las diferentes alternativas viables existentes para solucionarla, valorando sus condicionantes ambientales, sociales y económicos. Este documento está disponible ya en su edición digital en la página web de la fundación (www.fnca.eu) y está elaborado, además de por Pedro Arrojo, por Eva Muñoz y José Javier Gracia.

El extenso y fundamentado documento pone sobre la mesa la necesidad de que las autoridades inicien un amplio proceso de participación para tomar una decisión consensuada en la zona, ya que existe una amplia contestación social, además de vulnerar diversos Lugares de Interés Comunitario y podría tener consecuencias sobre la vegetación y la fauna de una de las cuencas de río mediterráneo mejor conservadas.

Entre las alternativas que se plantean, y que ya se explicaron en el foro técnico y ciudadano que hubo en Alcañiz el pasado mes de febrero, figuran la ejecución de unos nuevos aliviaderos en la presa de Calanda que permitieran un mayor desagüe o por una solución mixta de recrecimiento de la presa y ampliación de aliviaderos. Estas soluciones se complementarían con otras no estructurales, basadas en la ordenación del territorio y recuperación del Dominio Público Hidráulico, sobre todo en el Guadalope, que permitieran una laminación natural de las avenidas, y también de una gestión adecuada de la cuenca en caso de crecidas.