Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

ACCIDENTE EN GUARA

Una burbuja de aire salva la vida de un barranquista

EL PERIÓDICOEL PERIÓDICO
20/05/2007

 

Una burbuja de aire salvó la vida de un barranquista francés de 35 años tras ser absorbido el pasado viernes por un sifón del barranco de La Peonera, en la sierra de Guara y dentro del término municipal de Bierge. El accidentado sobrevivió tras estar sumergido algo más de tres horas hasta que fue rescatado por equipo de montaña de la Guardia Civil de Huesca.

La Guardia Civil fue alertada del accidente poco después de la cinco de la tarde, mediante una llamada telefónica de las personas que acompañaban al afectado, que había sido absorbido por el sifón de Anais mientras practicaba barranquismo. Al comprobar que no volvía a salir a la superficie, sus amigos le daban por ahogado.

Al lugar del accidente se desplazaron de inmediato agentes de los grupos de rescate de la Guardia Civil de Huesca y del Grupo de Montaña de Benasque, apoyados por un helicóptero y un médico, al tiempo que se avisaba al Grupo de Actividades Subacuáticas de Logroño para que sus buceadores rescataran el cadáver.

No obstante, los agentes que llegaron al lugar conocen las características del sifón, por lo que un especialista se sumergió a pulmón en el mismo e introdujo una rama en una cavidad del terreno de cuatro metros de longitud, donde podía encontrarse el barranquista.

Sorprendentemente, el agente notó que que alguien tiraba de la rama, por lo que se dio por supuesto que la víctima todavía estaba con vida.

Debido a la premura del tiempo, ya que podía estar consumiéndose el aire, no se esperó a la llegada de los buceadores de Logroño. El propio agente volvió a introducirse en el agua e hizo llegar a la cavidad una linterna con una cuerda. El propio barranquista se la ató a la cintura y pudo ser extraído con vida.

El barranquista, D. P. C., vecino de la localidad francesa de Toulouse, se encontraba ileso. Tan solo sufría una ligera hipotermia y estaba muy nervioso, ya que había permanecido todo el tiempo con el cuerpo sumergido en el agua y sometido a una oscuridad total.

No fue necesario que el afectado recibiera asistencia médica en un centro sanitario. La operación se dio por finalizada poco después de las nueve de la tarde y fue trasladado al cámping de Panzano.