Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

LOS RECONOCIMIENTOS MÁS IMPORTANTES DEL TEATRO ESPAÑOL.

Che y Moche y El Gato Negro dan dos Max al teatro aragonés

´Urtain´, de Animalario, arrasa al lograr 9 premios en una polémica gala en la que ya se conocía el palmarés.

EL PERIÓDICOEL PERIÓDICO
04/05/2010

 

El teatro aragonés vivió ayer en los premios Max una de sus noches más señaladas, al obtener galardones dos montajes de compañías de la comunidad. Cabaré de caricia y puntapié, una obra de El Gato Negro en coproducción con el Centro Dramático de Aragón (CDA), consiguió el Premio Max al Mejor Espectáculo de Teatro Musical, mientras que Teatro Che y Moche logró con Metrópolis el galardón al Espectáculo Revelación. El pleno en las candidaturas aragonesas no pudo lograrse ya que Carmen Machi obtuvo el premio a la Mejor Actriz de Reparto por su trabajo en Platonov, galardón al que también optaba Ana Labordeta por su papel en Noviembre.

Pero si el teatro aragonés vivió una jornada casi reivindicativa de su buen hacer, el abrumador triunfo de la obra Urtain, que obtuvo 9 de los 12 galardones a los que era candidata, entre ellos entre ellos los de mejor espectáculo, director, Andrés Lima, actor principal, Roberto Alamo y autor, Juan Cabestany, acabó por consagrar a la compañía Animalario, habitual triunfadora en las últimas ediciones.

LA POLÉMICA Con la abrumadora victoria de Urtain --obra que pudo verse en el Teatro Principal los días 19 y 20 de diciembre del 2009-- prácticamente cantada, la noche de los Max estuvo marcada por la polémica porque el palmarés, por primera vez se hizo público con horas de antelación debido a una "interferencia informática", según explicaron los organizadores. Algunos premiados, como Sol Picó (mejor coreografía), se burlaron del error y aprovecharon para reclamar más atención para el mundo del teatro, que vale tanto o más que el cine. "Parece que solo existen los premios Goya, que son estupendos", lamentó.

Polémicas aparte, el vendaval Urtain provocó que otros grandes obras, como Muerte de un viajante, fueran las derrotadas de la noche a pesar de haber sido una de las citas indispensables de la temporada teatral. El montaje --descrito por su director, Mario Gas, como "el hundimiento del hombre occidental dentro de la estructura capitalista"-- aspiraba a siete premios, pero solo se llevó uno: el de adaptación, que recayó en las manos de Eduardo Mendoza. Muerte de un viajante optaba a conquistar el Max de mejor espectáculo de teatro, al igual que La casa de Bernarda Alba, que no consiguió ninguna de las cuatro estatuillas por las que peleaba. Entre ellas, la de mejor actriz protagonista, Rosa Maria Sardà, que vio cómo su colega Blanca Portillo, ausente en la ceremonia, le robaba el título por su participación en Hamlet.

Donde no hubo polémica fue con el Max de Honor, que recayó en Josep Maria Benet i Jornet, cuyo galardón se hizo público a mediados de abril, poco después de los de Pep Bou (nuevas tendencias) y Ros Ribas (crítica).

Última hora
Revista RedAragon

Agenda de mayo de 2017 en el 8º número de la revista de mano gratuita de RedAragon, que se puede encontrar en cerca de 200 establecimientos de Zaragoza y Huesca.