Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

TRIBUNALES

Condena para 2 de los 23 vendedores de 'aspiradoras milagro'

F. M. H.
12/02/2013

 

Un presunto fraude global de 50.000 euros a financieras, 95 supuestos estafados con aspiradoras milagro, 23 vendedores --empresarios y comerciales-- imputados, 110 testigos, cuatro semanas de vista... Fueron las espectaculares cifras de un proceso que al final, para alegría de casi todos los abogados defensores, ha quedado prácticamente en nada: concretamente, en sendas condenas de 14 meses de prisión y 1.080 euros de multa para Isidre Alférez, responsable de la filial aragonesa de la distribuidora de aspiradores y un comercial, José Miguel Ripalda. En ambos casos, por firmar en nombre de los clientes los contratos de financiación de las aspiradoras.

El magistrado del Juzgado de lo Penal número 2 de Zaragoza solo aprecia delito de estafa por medio de la falsificación de firmas en cinco de los 95 casos denunciados, pero en tres de ellos los peritos caligráficos no pudieron atribuir a nadie la falsificación. En el resto de procesos de venta no aprecia ningún delito, pese a que la Fiscalía y las acusaciones particulares pedían hasta tres años y medio de prisión para los responsables de la empresa Overland, Pedro Santamaría y su hija Irene.

El juez desmonta en la voluminosa sentencia, uno a uno, los presuntos casos de estafa que describieron los afectados, y el sistema de captación que señalaba la Fiscalía. Así, desmiente que buscaran determinados perfiles de clientes entre inmigrantes o mujeres mayores, por los propios testigos que comparecieron. Tampoco cree que el cierre de la filial zaragozana de la empresa fuese una estrategia, sino que "pudo ser" consecuencia de la crisis.

En cuanto a las víctimas, no aprecia engaño bastante, requisito del delito de estafa, en ninguna de las ventas, y advierte que las técnicas de los comerciales "pueden discutirse", pero no por ello son delito. De hecho, califica la imputación de todos ellos como "excesiva e injustificada".