Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

El Periódico de Aragón | Viernes, 23 de junio de 2017 - Edición impresa

Novallas.

Las cuarenta por 4.000 euros

El municipio celebró ayer el XIV Campeonato de Guiñote, en el que participaron 240 jugadores, entre ellos, el consejero Alfonso Vicente.

NATALIA HUERTANATALIA HUERTA
14/11/2010

 

Un total de 120 parejas disputaron ayer el XIV Campeonato de Guiñote de Novallas, con un suculento premio de 4.000 euros. La cita estaba organizada por la Comisión de Cultura del consistorio, que reconoce que "el premio ha atraído a más participantes que en otras ediciones". Aunque muchos, como el consejero de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes del Gobierno de Aragón, Alfonso Vicente, reconocía haber acudido para "pasar un buen día con amigos y simplemente jugar".

Tras la competición que se celebra en Zaragoza, la cita de Novallas es la más popular y la que más premios reparte, casi 5.000 entre los tres primeros ganadores. El precio de la inscripción: 50 euros, incluida la comida. En esta edición se han dado cita parejas de La Rioja, Navarra, Comunidad Valenciana o Castilla y León. También hubo participantes de las tres provincias aragonesas y, por supuesto, de poblaciones de la Comarca de Tarazona y el Moncayo como Malón, Litago, Novallas, Lituénigo, Tarazona o Los Fayos.

Varios alcaldes de municipios como Litago, Los Fayos o Novallas se apuntaban a la competición y comentaban "la jugada" con Alfonso Vicente, que se reconocía "jugador de guiñote desde siempre". "Mis padres tenían un bar así que crecí viendo partidas de cartas", aseguró. El consejero comenzó bien la jornada aunque reconocía que "no hay trucos, la suerte está en las cartas que te llegan".

José Luis Vela, de Los Fayos, era uno de los participantes de mayor edad, 72 años. Los más jóvenes no llegaban a los 20. Había parejas de amigos, hermanos y hasta suegro y yerno. Aunque solo siete de los 240 participantes eran mujeres. Según María Pilar Ruiz, de Novallas, "ellas se juntan siete y ocho a jugar a las cartas, y así solo se puede al rabino". Este año y como novedad, los 120 no clasificados para la ronda final disputaron una competición paralela que tenía como premios jamones o botellas de vino.