Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

JOSE LUIS Trasobares JOSE LUIS Trasobares 21/08/2003

La discusión empezó hace ya días. El lunes aludía al tema un servidor de ustedes: ¿Cómo puede ser que en Francia hayan muerto por el calor entre tres mil y cinco mil personas y en España sólo medio centenar? Porque los gabachos no están habituados a los cuarenta grados centígrados, decían unos. Porque en los hospitales no tienen aire acondicionado, agregaban otros. Porque comen mucho fuagrás , porque son unos flojos, porque sus médicos estaban de veraneo, porque no se duchan... Pero la respuesta es mucho más sencilla: Porque en el país vecino se han contabilizado todos los fallecimientos atípicos que excedían los habituales en estas fechas, y aquí solamente se tuvo en cuenta a los difuntos que caían literalmente fritos. Las autoridades españolas, atentas siempre a tranquilizar a la opinión pública y a convencernos de que todo está bajo control, procuraron disimular el impacto de las altas temperaturas en el incremento de la tasa de defunciones y el colapso de las Urgencias (¡de todas formas aquí las Urgencias siempre están colapsadas!).

Los partes de defunción tienen su lectura política. Pues si los golpes de calor hubieran sido tan letales como en Francia, algún mandamás de la sanidad española se hubiese visto, tal vez, en la obligación de dar algunas explicaciones (no digo dimitir, como ha hecho en las Galias el director general de Salud, que una decisión tan extrema en España no la toman los altos cargos ni aunque les estén palmando hasta los ujieres de su ministerio). Pero al ser natural el incremento de las muertes naturales (como su propio nombre indica), a ver por qué habrían de inquietarse los jefes si echan el último suspiro personas que, de no caer ahora por el bochorno, lo hubieran hecho dentro de unos meses a la primera helada.

Y esta es la explicación cabal de la disparidad de datos e interpretaciones sobre el impacto del calor a uno y otro lado de los Pirineos. Que España sigue siendo diferente. ¡Olé!

Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail:

Escribir comentario
Formulario de acceso de usuarios

Recordarme en este equipo

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

NORMAS DE PARTICIPACIÓN

La opinión de LA CABECERA se expresa sólo en los editoriales y los articulistas. Los usuarios de este espacio exponen, por tanto, posturas personales.

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Los autores de los comentarios que no se ajusten a las normas de participacion podrán ser identificados a través de sus IP a petición de las autoridades.

Usar cuenta de usuario

Acepto la cláusula de privacidad

CLÁUSULA PRIVACIDAD

Le informamos, que con arreglo a la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales, de 13 de diciembre, LO 15/1999, cuando el Usuario facilite sus datos de carácter personal está autorizando expresamente al titular de esta Web al tratamiento e incorporación de los mismos en un fichero de su propiedad, debidamente comunicado a la Agencia de Protección de Datos.

El Usuario o su representante podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición enviando un escrito junto con una fotocopia de su DNI al domicilio que consta en la Mancheta de este diario. Todo esto, según lo estipulado y recogido en el Aviso Legal.

Los campos marcados con (*) son obligatorios.

Última hora
Las noticias más...
Tienda OnLine
 
Ver más...