+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

La DGA proyecta cinco plantas de depuración con humedales

Este año se acturará en otras 24 plantas de gestión de aguas residuales. El sistema ecológico servirá para Casteflorite, Torrecilla, Nueno, Olba y Jaulín

 

La depuradora de Fabara ya está en funcionamiento con sistemas ecológicos de saneamiento. - jaime galindo

D. CHIC
04/02/2018

El Gobierno de Aragón repite de forma incesante que el polémico plan de saneamiento de la etapa PP-PAR forma parte del pasado. Y para justificarlo ponen sobre la mesa las 24 plantas de depuración que se construirán a lo largo de este año prescindiendo de los sistemas concesionales que han encarecido los proyectos. Además, cinco de ellas optarán por un sistema de humedal artificial. Una modalidad ecológica que llegará a Casteflorite, Jaulín, Nueno, Olba y Torrecilla de Alcañiz.

Esto se sumará al proyecto que ya se está desarrollando a través de un encargo a la empresa pública Tragsa mediante el cual se redactó el proyecto de la depuradora de Castelserás y se está ejecutando la obra a lo largo de este ejercicio. Como las anteriores, consiste en crear lo que se conoce como humedal artificial de flujo vertical. Es una iniciativa con la que el Instituto Aragonés del Agua (IAA) pretende conocer de forma directa las posibilidades y ventajas que este sistema presenta para el tratamiento de las aguas residuales en muchas de las poblaciones pendientes, de pequeño y mediano tamaño.

El Gobierno de Aragón destaca que todas las iniciativas a tomar en los próximos meses tratarán de ajustar tanto las tecnologías como los tamaños a las necesidades reales de los pueblos en los que se instalarán. Para esto señalan que los estudios y proyectos se harán con un contacto estrecho con los técnicos municipales. El consejero de Desarrollo Rural, Joaquín Olona, mostró su convencimiento de que con este sistema se reducirán los costes excesivos que han lastrado los planes hasta ahora. El pasado año hubo que pagar, de media, 0,59 euros por metro cúbico de agua depurada.

Además de los humedales, la DGA pretende aplicar tecnologías de gestión de aguas residuales adaptadas a cada necesidad. En este sentido, junto con la Universidad Politécnica de La Almunia gestiona una planta experimental de macrofitas para poder construir plantas de este tipo en un futuro. La instalación consta de canales con solera de grava donde se ubican las plantas. La depuración se realiza mediante la absorción de materia orgánica que realizan estas y por decantación. La depuradora servirá asimismo como elemento de trabajo para la redacción de artículos técnicos, trabajos fin de grado y demostraciones de este tipo de tecnología.

Además, el IAA colabora en el desarrollo de una jornada para el próximo mes de mayo organizada por la revista Aguas Residuales sobre el tratamiento de aguas residuales en pequeñas poblaciones. En la jornada participan clusters como ZINNAE y empresas del sector. La intención es sustanciar en lo posible el cambio de rumbo en el saneamiento.

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.

   
2 Comentarios
02

Por el manchonero 20:17 - 04.02.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Sr. Lambán donde no hay ideología manda el dinero. La gente no quiere imitadores, seguramente en las próximas elecciones volverán al original. Entre tanto a la izquierda le toca comerse la caca, el gállego, la concertada, los purines y todo por un puñado de puestos de trabajo.

01

Por Coocun 8:36 - 04.02.2018

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Este es el sistema que hay que montar en la mayoría de los casos. Con un coste mucho más reducido que las convencionales, que además generan muchos residuos y son de mantenimiento constante, el sistema de depuración ecológico es sostenible medioambientalmente. Claro que, este sistema no supone un negociete para las compañías que luego acogen en su seno a políticos trileros e incompetentes.