Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

Diana Vasermanas PSICOLOGA CLINICA : "Los tics de Tourette no son manías"

SILVIA BLANCOSILVIA BLANCO
17/12/2003

 

AÑO Y LUGAR DE NACIMIENTO BUENOS AIRES (ARGENTINA), 1957

ACTIVIDAD AYER ESTUVO EN LA FACULTAD DE EDUCACION DE ZARAGOZA, DONDE DIO UNA CONFERENCIA FORMATIVA SOBRE EL SINDROME DE TOURETTE.

--¿En qué consiste el síndrome de Tourette?

--Es un trastorno neorológico hereditario que determina un comportamiento peculiar de neurotransmisión y que afecta sólo a cinco de cada diez mil personas. Parece ser que hay más sustancias químicas cerebrales circulantes, como la dopamina y la serotonina, y también presenta alteraciones en estructuras del sistema nervioso, como en los ganglios basales. Todo ésto determina una serie de síntomas de los cuales los más visibles son los famosos tics.

--¿Por qué la mayoría de afectados tienen que enfrentarse con la incomprensión social?

--En parte porque la sociedad cree que quien padece estos tics es gente extraña o excéntrica, y lo ven como una manía, algo que a los afectados se les tiene que pasar. La sociedad no suele verlo como la manifestación de un funcionamiento neurológico diferente, sino como un capricho del que lo sufre, y no le dan estatus de problemática médica. A ello hay que añadir que, aunque figura en los manuales, no suele ser bien diagnosticada, y hay personas que no saben lo que tienen hasta que son adultas, y se enteran casi por casualidad de que lo que han padecido toda su vida se llama síndrome de Tourette.

--¿Cómo se manifiesta este trastorno?

--Como ya he comentado, los tics son los síntomas más visibles y apreciables, pero van acompañados de una serie de trastornos asociados que son mucho más serios que los propios tics. Son de tipo psiquiátrico, como el trastorno obsesivo--compulsivo, el de hiperactividad, conductas autoagresivas, oscilaciones del estado de ánimo, trastornos del sueño, o de la alimentación. Muchos de ellos se retroalimentan por el estrés que produce la mala aceptación que los tics tienen en el medio social en el que se mueve la persona que tiene Tourette.

¿Cuáles son los tratamientos más eficaces?

--Son sintomáticos, lo que significa que no existe un tratamiento curativo para este síndrome desde el punto de vista farmacológico. Lo que sí tenemos son medicamentos para tratar los distintos síntomas que afectan la actividad cotidiana. Por ejemplo, los tics se tratan con neurolépticos, pero tienen efectos secundarios y son recomendables solamente para los tics dolorosos. Y parecido pasa con medicamentos para los otros síntomas, como el tratamiento con fluoxetina para el trastorno obsesivo--compulsivo.

--¿Y en cuanto al aspecto psicológico del trastorno?

--Junto al tratamiento farmacológico se trabaja la terapia psicológica, para que los afectados comprendan qué les pasa y mejore su autoestima, sociabilidad y autocontrol.

--¿Por qué dar una conferencia a futuros maestros sobre el síndrome de Tourette?

--Porque no sólo hay que actuar con los que padecen el trastorno y sus familiares, sino con los educadores y la sociedad. Desde las asociaciones de Madrid, Andalucía y Zaragoza, a las que asesoro como psicóloga, se busca difundir en qué consiste esta patología para que la sociedad pueda entenderla.

--¿Qué puede hacer el sistema educativo por los niños afectados de Tourette?

-- Hay profesores que ayudan mucho a los niños que sufren este trastorno, pero otros no lo entienden. No saben que es crónico, ni por qué se produce. A veces se toman mal los tics o la falta de atención, y no se dan cuenta de que pueden influir muchísimo ante las situaciones de burla de otros niños. Su apoyo es fundamental porque la mayoría tiene problemas escolares.