Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

Dos publicaciones reivindican al creador de Carpanta

Un ensayo sobre la obra de Escobar se une a un álbum con historietas del también ´padre´ de Zipi y Zape.

RAMÓN VENDRELL BARCELONARAMÓN VENDRELL BARCELONA
27/10/2008

 

En Italia tuvieron el cine neorrealista, internacionalmente celebrado. En España tuvimos la historieta de la escuela Bruguera, olímpicamente olvidada salvo por esporádicos rescates. Como el de Josep Escobar (Barcelona, 22 de octubre de 1908-Barcelona, 31 de marzo de 1994) en el centenario de su nacimiento.

Por un lado, El mundo de Escobar (Ediciones B), de Antoni Guiral y Joan Manuel Soldevilla, dibuja la biografía y estudia la obra del creador de Carpanta, Zipi y Zape y Petra, criada para todo, entre otros personajes. Por otro lado, Lo mejor de Escobar (también publicado por Ediciones B) compila historietas de las susodichas criaturas y de otras menos conocidas como Toby, Don Óptimo e, imbatible nombre, Doña Tula, suegra.

Publicar en la revista satírica L´Esquella de la Torraxa (impulsada por el sindicato UGT) durante la guerra civil le costó a Escobar al término del conflicto una condena a seis años y un día de cárcel. Cumplido un año y medio en la prisión Modelo, el dibujante obtuvo el régimen de libertad controlada y volvió a trabajar en el cine de animación y la historieta.

DE NIÑOS Y ADULTOS

En el año 1947 la editorial Bruguera inauguró la nueva etapa del tebeo Pulgarcito con Rafael González, un periodista represaliado por el franquismo, como ideólogo. La innovadora intención de la revista era ofrecer un humor que atrapara tanto a niños como a adultos.

Los principales autores elegidos para la aquella misión fueron Escobar, Cifré (el repórter Tribulete, don Furcio Buscabollos), Conti (el loco Carioco), Iranzo (la familia Pepe), Jorge (doña Urraca), Nadal (Casildo Calasparra), Peñarroya (don Pío, don Berrinche) y el precoz y genial Vázquez (las hermanas Gilda).

Y la forma en que cumplieron la misión consistió en ofrecer un reflejo caricaturesco de la lúgubre España de posguerra. Risas a costa de la desgracia. Humor crítico a través de cierta crueldad. Como Escobar y Rafael González, también Cifré, Jorge, Peñarroya y el editor Francisco Bruguera habían luchado por la República.

En el caso de las creaciones más célebres de Escobar, Carpanta, un muerto de hambre para el que un pollo asado era el manjar definitivo, no solo señalaba la miseria económica de un país donde según el régimen no existía la necesidad sino también la miseria moral. Y Zipi y Zape cuestionaban una aventura sí y otra también la autoridad de su padre, el severo don Pantuflo Zapatilla, y por extensión la familia tradicional, pilar del franquismo.

MENOS MORDACIDAD

A mediados de los años 50, el Ministerio de Información y Turismo detectó la carga subversiva de algunas historietas de Bruguera y los autores se vieron obligados a rebajar la mordacidad de su trabajo. Cinco dibujantes de la firma también detectaron una cosa: que Bruguera era la propietaria legal de sus personajes, les negaba los derechos de autor y se quedaba los originales. "Nuestro padre sufría un berrinche cada vez que iba a entregar --recuerdan Montserrat y Carles Escobar en El mundo de Escobar--. Bruguera era una empresa paternalista en el peor sentido de la palabra".

Así que en 1957 Cifré, Conti, Escobar, Giner y Peñarroya se largaron y fundaron el tebeo autogestinado Tío Vivo. Que pronto fue comprado por... Bruguera. La empresa se estaba convirtiendo en un gigante editorial.

A diferencia de Carpanta, anacrónico a partir del desarrollismo, la popularidad de los hermanos Zipi y Zape no hizo sino aumentar hasta los años 80.

Sin embargo, la primera página de Carpanta, de 1947, recuperada en ambos libros, es dinamita sin fecha de caducidad. En las 23 furiosas viñetas de 13 en la mesa, el aún innominado mendigo desarrolla el manual del perfecto desaprensivo al ser invitado a una cena de una baronesa. El eco de esa gamberrada resuena en Revuelta en el frenopático, la primera historieta del héroe underground Makoki, dibujada por Miguel Gallardo 30 años después.

Tampoco tienen desperdicio los macabros chistes protagonizados por el Profesor Tenebro.

Última hora
Revista RedAragon

Agenda de julio/agosto de 2017 en el 10º número de la revista de mano gratuita de RedAragon, que se puede encontrar en más de 200 establecimientos de Zaragoza y Huesca.