+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Los fallecidos en carretera llegan a los 58 en Aragón

Zaragoza capital también registró tres muertes más, y alcanzó las cinco. Fueron tres más que en el 2016 y consolidan el repunte de las víctimas

 

Un accidente con seis vehículos implicados ocurrido ayer en Zaragoza, que se saldó sin heridos - JAIME GALINDO

F. MANTECÓN
04/01/2018

Las víctimas de accidentes de tráfico en carretera durante el recién terminado 2017 en Aragón alcanzaron las 58, según el cómputo provisional de la Dirección General de Tráfico (DGT) hecho público ayer. Una cifra que supone aumentar en tres el registro del 2016, cuando ya se había roto la tendencia a la baja de las últimas décadas, aunque solo fuera con una víctima más que las 54 del 2015.

La comunidad autónoma no se libra del repunte de la mortalidad en carretera, aunque en España el aumento ha sido considerablemente mayor. En Aragón pareció que el desastre iba a ser aún mayor, cuando a mitad del mes de noviembre ya se igualaron los registros de todo el 2016, pero finalmente el aumento ha sido de tres víctimas. Estadísticamente puede no ser mucho, pero consolida una mala tendencia que preocupa a la DGT y a las asociaciones de víctimas de accidentes. Además, teniendo en cuenta la población, la comunidad se sitúa como la quinta con mayor tasa de muertes en carretera, con 44 por millón de habitantes.

Por provincias, solo Zaragoza ha reducido las víctimas mortales, con ocho menos que el año anterior, aunque Huesca y Teruel han aumentado, en cinco y seis, respectivamente.

Por tipos de siniestro, los choques y las salidas de vía siguen copando los más frecuentes, con 26 de los primeros y 23 de las segundas. Además se produjeron cinco atropellos, la mayoría en travesías, y tres caídas o vuelcos. Una de ellas causó el fallecimiento de uno de los nueve motoristas que fallecieron en las carreteras aragonesas el año pasado, siempre teniendo en cuenta que estas cifras solo cuentan a quienes fallecen en las 24 horas siguientes al siniestro. Para los registros definitivos (que alcanzan hasta los 30 días) habrá que esperar bastante tiempo; de hecho, en la web de la DGT aún no están colgados los datos del 2016.

VÍAS SECUNDARIAS

Ni el escenario ni el tipo de vehículos implicados varían mucho respecto a años anteriores. La inmensa mayoría de los siniestros mortales han tenido lugar en carreteras secundarias o nacionales, de hecho apenas cinco de ellos ocurrieron en autovías y autopistas (dos en la A-23, otros tantos en la AP-68 y uno en la A-2). Entre las carreteras tradicionalmente más peligrosas de la comunidad, la N-II sí hizo honor a su siniestra fama, con cinco siniestros mortales, mientras la N-232 registró dos. Lo que no quiere decir que las colisiones no sigan siendo demasiado frecuentes en los tramos sin desdoblar.

Junto a la N-II, la vía más peligrosa en todo su discurrir por Aragón fue la N-211, que conecta Alcolea del Pinar y Fraga por Monreal del Campo, Alcañiz y Caspe, y en cuyo recorrido se produjeron otros cinco siniestros mortales a lo largo del año pasado.

VÍAS URBANAS

En cuanto a las muertes por accidente de tráfico en vías urbanas, aunque no hay cómputo de la DGT, se han producido al menos la de un discapacitado arrollado en su vehículo especial el pasado día 9 de diciembre en Huesca, y cinco más en Zaragoza capital, que también experimenta un crecimiento de tres respecto al año anterior.

De estas, dos correspondieron a sendos accidentes con el tranvía: fueron dos ancianos, un hombre de 85 años y una mujer de 83, el primero arrollado en la plaza Aragón y la segunda, el mismo día (14 de agosto), en una colisión del convoy con la ambulancia en la que viajaba. La mujer falleció pocos días después en el hospital.

A estas dos víctimas se unieron un ciclista de 52 años atropellado cuando iba a incorporarse al paseo María Agustín desde la calle Aljafería, un hombre de 84 años que viajaba como pasajero en un turismo que chocó con otro junto al puente de La Almozara y un motociclista que colisionó con un turismo al circular en contradirección por la avenida San Juan Bosco, frente al hospital Clínico.

Habrá que ver cuántos de ellos se incorporan finalmente a los datos oficiales, ya que al menos este último fue cerrado como suicidio tras una investigación de la Policía Nacional.

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.