Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

Pirineos

Implantan GPS en rebaños para prevenir los ataques de los osos

F. V. L.F. V. L.
06/07/2006

 

Una empresa privada aragonesa, La Zaragozana, destina parte de sus beneficios del 2006 a la instalación de sistemas de localización vía satélite (GPS) en los rebaños de ovejas del Pirineo, como forma de prevenir los ataques de los osos. La compañía, radicada en Zaragoza, entiende que el fomento de la ganadería tradicional en los valles pirenaicos es la mejor forma de contribuir al mantenimiento de la biodiversidad.

La empresa parte de la premisa de que, ayudando a los pastores mediante GPS y la instalación de cercados eléctricos, facilita la conservación de especies animales en extinción y, en particular, del oso pardo.

Este año, una marca comercial de La Zaragozana, Ámbar Green, en colaboración con el Fondo para la Conservación del Quebrantahuesos (FCQ), ha financiado dos proyectos de apoyo al pastoreo, uno en el valle de Hecho y otro en el de Ansó. Se trata de la X edición de la campaña Especies Green, que en ocasiones anteriores se ha centrado en otros animales en riesgo de extinción, como el urogallo, la perdiz nival, la nutria, el alimoche, el quebrantahuesos y el desaparecido bucardo.

PASTOREO Y CONSERVACIÓN "Creemos que la conservación de las especies es compatible con la ganadería tradicional en la alta montaña, siempre y cuando exista diálogo, se cuente con la población afectada y se tomen medidas adecuadas", manifestó ayer un representante de La Zaragozana durante el acto de presentación de la nueva campaña en la capital aragonesa.

Los beneficiarios de la nueva iniciativa, que incluye un anuncio televisivo que gira en torno a la convivencia con el oso, son los ganaderos Julio César Bóscolo, del valle de Ansó, y Félix Ipas, de Hecho.

"Los osos atacan nuestros rebaños en puerto dos o tres veces cada año, sobre todo en primavera", afirmó Bóscolo. "El problema es que el Gobierno de Aragón sólo nos indemniza por los daños visibles, es decir, por las ovejas muertas, pero no tiene en cuenta los perjuicios invisibles, como los problemas que se producen en los partos y embarazos debido al estrés que provoca el ataque de un oso", subrayó el ganadero.

"El oso se ha convertido en un símbolo de Asturias y en un dinamizador económico de grandes áreas rurales", señaló, por su parte, Roberto Hartasánchez, presidente del Fondo para la Protección de los Animales Salvajes, que tomó parte en la presentación de la campaña.

"Los GPS ayudarán a monotorizar los rebaños y a defenderlos del oso y de los perros asilvestrados", comentó Óscar Pérez, de FCQ.