Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

El Periódico de Aragón | Viernes, 23 de junio de 2017 - Edición impresa

ENTREVISTA al CONSEJERO DE CULTURA Y GRANDES PROYECTOS DE ZARAGOZA

Jerónimo Blasco: "La cultura también es economía, hay que captar gente de fuera"

Celia SoriaCelia Soria
13/01/2009

 

--¿Qué le impulsa a volver al ayuntamiento por tercera vez?
--El querer sacar partido de la Expo y utilizar las infraestructuras, el panorama urbano, el magnífico Palacio de Congresos que hemos hecho... Ha sido un proceso complicado y hay que hacerlo bien en todas sus fases. Ahí están la Milla Digital, la posExpo, Expo Paisajes 2014, las nuevas candidaturas como capital cultural y como sede olímpica de deportes de invierno y muchas otras iniciativas que irán surgiendo.

--Afirma que su objetivo fundamental es la proyección exterior de Zaragoza, ¿es posible con un presupuesto restrictivo?
--Hay muchos años por delante. Probablemente este año será el más complejo de todos. Habrá que agudizar el ingenio.

--¿Por qué hasta ahora Zaragoza no ha entrado en los grandes circuitos?
--Sí ha estado. Zaragoza siempre ha sido un referente en danza con María de Ávila o en el teatro independiente. También en arte ha habido galerías potentes y ahí están también Amaral, Carmen París o los Héroes del Silencio. Recuerdo también grandes exposiciones sueltas y grandes flashes, pero ha faltado el público de fuera. Hasta ahora todo ha tenido un carácter muy local y hay que cambiarlo. La cultura también es economía, hay que captar gente de fuera.

--¿Y cómo lo hará?
--Zaragoza se está configurando como una gran ciudad. Se ha recuperado tanto su patrimonio religioso como civil (ahí están las reformas de los museos Gargallo y Serrano y el próximo Espacio Goya), además de los edificios emblemáticos de la Expo como la Torre del Agua o el pabellón puente, que se sumarán a la oferta cultural. Hay que coordinar todo esto que ya existe, hablar con las agencias de viajes y crear nuevas rutas.

--¿Incluye esto convenios con grandes museos internacionales?
--Se han hecho ya acuerdos con el Instituto Valenciano de Arte Moderno y también con otros organismos con los que se entró en contacto durante la Expo, pero nos referimos más a la creación de rutas con touroperadores. Por ejemplo, el turismo religioso hay que trabajarlo más. Hay que mejorar la comunicación con Lourdes (Francia) y Torreciudad (Huesca). Cuando vino el obispo de Zaragoza le dije que cómo puede tener Lourdes 6 millones de turistas y el Pilar no tener mas que algún autobús suelto. No hay rutas, ni hay procesiones con antorchas, tienen un órgano magnífico y, sin embargo, no tienen programación en coordinación con el resto de la ciudad... No hay tampoco aseos, ni tienen tiendecita de merchandising (no por el dinero, sino por la gente que viene a Zaragoza). ¿Por qué no hacer un diploma para el peregrino que llega al Pilar, como ocurre con el camino de Santiago? Eso también es importante.

--¿Y en lo que atañe a grandes proyectos?
--Mi idea es especializarnos también en el desarrollo sostenible. Zaragoza tiene que seguir liderando los temas de medio ambiente con las energías renovables, sobre todo, eólica y fotovoltaica. Tenemos suelos al lado de centros de distribución. Es que al final hay que ser referente y para ello tienes que ser el que más agua ahorras o el que mejor parámetros tiene. Pero esto es como la Expo, para que salga es importante tener a un alcalde como Belloch, porque hay que tener peso político y mover hilos en Madrid.

--¿Zaragoza despierta ahora más recelos que antes entre las grandes ciudades?
--Hay mucha competencia. Es difícil mantenerse una vez llegado a este nivel. El problema es que casi todas las ciudades intentan su promoción exterior. Por ejemplo, algo que no he contado nunca: el día que se votaba en París nuestra candidatura había cuatro ciudades españolas esperando que perdiéramos. Una de ellas estaba físicamente en la sala. La gente se mueve mucho. Ahora algunos nos critican cuando ven que presentamos candidatura a capital cultural, a Expo Paisajes, a las olimpiadas... Y yo siempre les digo: "Pero ¿qué crees, que nos van a dar todo?" Hay mucha competencia y la clave está en jugar a todo. Porque si consigues una, ya es un milagro.

--¿Ve posibilidades de que Zaragoza sea elegida capital cultural?
--Es dificilísimo, porque acabamos de acoger una Expo y hemos empezado tarde. Pero da igual, porque estar en las candidaturas también es promocionar la ciudad. Es indispensable y más en épocas de crisis potenciar proyectos de futuro. Entre mis competencias se incluye la Milla Digital. ¡La he pedido yo! Es un elemento magnífico que da empleos de calidad y esa es la economía que tiene futuro en un país occidental. En la fabricación de jerseys o zapatillas baratas no vamos a poder competir nunca con China o con La India. Esa economía del conocimiento, vinculada al medio ambiente, será la clave. Esto no son fuegos artificiales para lucirse nadie y el que lo dude, que mire la Expo. ¿Quién iba a decirnos que construiríamos 20 puentes?

--El PP le acusa de megalómano. ¿Lo es?
--Igual dijeron cuando la Expo. Y estoy seguro de que, igual que entonces, vamos a coincidir ahora.

--¿Seguirá siendo gerente del consorcio Zaragoza 2008?
--No. Es imposible. En la próxima reunión dimito.

--El alcalde le define como un Messi, ¿no cree que puede herir susceptibilidades del resto de los concejales del gobierno?
--No, no. El alcalde siempre ha buscado que sus equipos sean fuertes y eso demuestra su longitud de miras. La gente procura buscar a gente mediocre para que no puedan hacerle sombra, pero él no.

--¿Pero cree que sus compañeros pueden tenerle celos?
--Roces siempre hay. Y celos también, estando yo y sin estar.