+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

dos conflictos armados que llegan a su fin

«La memoria cauteriza y protege a las sociedades de su futuro»

El exdiputado socialista reivindicó el recuerdo para no repetir errores. Eduardo Madina y el político colombiano Camilo Romero dialogaron sobre paz

 

Romero (izquierda), la consejera María Victoria Broto y Madina ayer, en Zaragoza. - NACHO BALLARÍN

M. DÍAZ
16/05/2018

Justicia y memoria. Para el exsecretario general del grupo parlamentario socialista y actual analista, Eduardo Madina, estos son los dos carriles que han orientado la ruta en la lucha contra ETA y en la resistencia cívica ante este fenómeno durante décadas. Una memoria que «cauteriza» las heridas abiertas y que «protege a las sociedades de su futuro», ya que «el olvido no conduce a nada más que a la creación de una nueva zona de amnesia y a reducir, por tanto, las posibilidades de que en este país nunca más vuelva a pasar nada parecido». El expolítico participó ayer, junto con el gobernador colombiano de la región de Nariño, Camilo Romero, en la jornada Diálogos por la Paz, de Colombia al País Vasco, que organiza la Universidad de Zaragoza, y que en esta ocasión abordó la firma de paz de las FARC colombianas y el reciente final de ETA.

La memoria resulta capital en el planteamiento de Madina, quien consideró que es responsabilidad de las instituciones vascas y del Gobierno central «trabajar en políticas transversales para que nadie olvide» lo sucedido. Igualmente, afirma que la educación debe ser un instrumento «para formar sobre la memoria de lo sucedido». De la misma forma, criticó que se use el olvido como una manera de afrontar el problema: «Si el olvido es un atajo para algunos, como mucho lo es para esconder su mala conciencia sobre lo hecho en los años más duros», recalcó.

Además, destacó el papel del expresidente el Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, de quien afirmó que comenzó el procceso de paz que llevó al cese definitivo de la actividad armada de la banda en el 2011 y a su disolución en el 2018. «Yo sé que ha habido quien ha intentado que esto fuera una mala noticia; siento defraudarles, para mí fue buena esa noticia, porque es el paso de ETA de las páginas de los periódicos a las páginas de la historia», afirmó.

ESTRATEGIA GLOBAL / Sobre el otro proceso de paz que se abordó ayer, el de Colombia, Romero indicó que, tras la firma entre el Gobierno y las FARC, se abren «los nuevos retos de la paz. Después de esa paz, qué ocurre». En ese sentido, el gobernador destacó que resulta clave «entender que han terminado las FARC pero los orígenes del conflicto siguen latentes».

Además, relató que en el país «ha quedado una realidad, como en el caso del departamento de Nariño, o en Catatumbo, donde hay una conflictividad plena que puede generar nuevos escenarios». En ese sentido, recalcó que «si no cambian las condiciones de la población y finalmente, si persisten cultivos de uso ilícito y la minería ilegal, estaría el combustible para cualquier nueva guerra».

Por último, señaló que el reto se encuentra en desarrollar «una lucha efectiva contra las drogas en el mundo».

Aragoneses del Año 2018

Revista editada el martes 8 de mayo con motivo de la entrega de los galardones Aragoneses del Año.