+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ENTREVISTA

Lola Campos CONCEJALA DE LIMPIEZA DEL AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA : "Estos camiones de la basura tienen los días contados"

 

CARMEN MARTÍNEZ ALFONSOCARMEN MARTÍNEZ ALFONSO 30/07/2006

NACIDA EN FARASDUÉS, ZARAGOZA, EN 1957

FORMACIÓN LICENCIADA EN CIENCIAS DE LA INFORMACIÓN

TRAYECTORIA PERIODISTA EN DISTINTOS MEDIOS E INSTITUCIONES

OCUPACIÓN ACTUAL CONCEJALA DE MEDIO AMBIENTE Y LIMPIEZA PÚBLICA DEL AYUNTAMIENTO DE ZARAGOZA DESDE EL 2003. ADSCRITA AL GRUPO SOCIALISTA

--Donde hay un contenedor hay cartones, bolsas u otros desperdicios ¿por qué?

--En los que están más próximos a hospitales, grandes almacenes o tiendas, puede haber algún caso. Y cuando salen los contenedores de basura pequeños, entre las nueve y las once, es normal que haya bolsas, es una hora crítica. En Vitoria, que la tenemos como ciudad emblemática, los vecinos bajan las bolsas a las aceras y nadie se inmuta. No hay una ciudad en el mundo que haya inventado el sistema perfecto. El problema puede venir con el ciudadano que baja la basura a mediodía, con el calor. En su casa ya no huele, pero huele en la calle.

--¿La recogida en depósitos soterrados serviría en Zaragoza?

--Es la tendencia para las zonas nuevas, pero no es la panacea, hay algunas ciudades que incluso la han eliminado ya. En Barcelona lo intentaron y la gente atasca las bocas. Hace dos años Leganés estuvo 20 días sin recoger basura por un problema técnico. Hay que esperar a que la tecnología se depure.

--¿La hostelería se acostumbrará a reciclar las botellas? Los vecinos se quejan de ruidos.

--El año pasado iniciamos una experiencia en la plaza de San Francisco. Pusimos a 17 o 18 bares un contenedor especial con ruedas. En 15 bares fue bien y vamos a extender la prueba, al centro, o al Casco Viejo. Además, grandes superficies y restaurantes tienen ya sus propios sistemas de reciclado.

--¿Desaparecerá algún día el ruido nocturno de los camiones de la basura?

--Estos camiones están ya más que amortizados, tienen los días contados. Eso va ligado al futuro de la contrata de limpieza, la actual expira en junio del 2007. Estamos diseñando actuaciones futuras y todas pasan por cambiar los camiones. Nuevos, más silenciosos y con recogida automatizada.

--¿Van a respetar los plazos de la contrata? Le pregunto porque se baraja hacer prórrogas hasta que pase la Expo.

--Eso es un debate que está abierto desde un punto de vista jurídico y político. Un problema puede ser que hay poco tiempo para llegar a la Expo con una nueva contrata, pero en el 2007 hay que tomar una decisión, no se puede improvisar.

--¿Es partidaria de la renovación?

--Yo solo soy la delegada de limpieza. Por encima de mí hay una teniente de alcalde y un alcalde.

--¿El consistorio gasta suficiente en limpieza?

--Gastamos la friolera de 51 millones de euros. Lo cogimos en el 2003 con 34. Siempre es insuficiente porque crecen las exigencias y hay zonas nuevas que limpiar.

--¿Las campañas de concienciación surten efecto?

--Un mensaje repetido hasta la saciedad acaba calando. Pero no sé si cala en la franja de población que es impenetrable a todo tipo de mensaje que suponga sentido cívico. La última campaña fue amable, para potenciar los buenos hábitos.

--El propio ayuntamiento reconoce que el sistema está obsoleto. ¿En qué se cambiará con la nueva contrata?

--Hay que trabajar en la línea que llevamos. Más medios. Servicios nuevos, como el de la limpieza del canal y los tres ríos. El servicio urgente, contenedores, un 10% más de plantilla. Ahora nos quedan los medios mecánicos y la renovación de la flota de camiones, y esperar a las nuevas tecnologías. La limpieza preocupa, pero ya no se ven como un problema crucial de la ciudad.

--Los de fuera dicen que Zaragoza está limpia, y los de dentro se quejan ¿quién tiene razón?

--Teniendo en cuenta el carácter hipercrítico de los zaragozanos, la ciudad nunca estará limpia, pero yo con eso cuento. En la comparativa con otras ciudades, salimos bien.

--Las zonas de bares mejoran, pero llega el botellón. ¿El ocio es incompatible con la limpieza?

--Todos hemos sido jóvenes, pero la verdad es que las nuevas formas de ocio favorecen poco los buenos hábitos ciudadanos. El botellón es un problema para el orden público y para la calidad de vida; se intenta alejarlo, reglamentarlo, pero resulta difícil. Lo que podemos hacer es pasar más a menudo por donde pasa el botellón. Los jóvenes no se van a llevar una bolsa para volver con el residuo después de la juerga.

--No hay multas por tirar papeles o basura. ¿La futura ordenanza de convivencia entra en este debate?

--Los ciudadanos te piden que se ponga multa, pero la Policía te dice que es complejo. Ahora, al que se le pilla, se le pilla. La brigada de montes, los inspectores de limpieza y la Policía tienen instrucciones de mano dura. En los mercados hay agentes de paisano, porque no hay forma de que no saquen cajas. Pero no podemos poner un policía detrás de cada ciudadano.

--¿Crece el porcentaje de insensibles al espíritu cívico?

-- No, no. Lo que sí es verdad que a la gente que viene de otros países le cuesta más acostumbrarse, como nos ocurría aquí hace unos años. Cuesta decirlo, porque puede parecer racismo, pero no lo es; yo tengo una hija negra, creo que no soy sospechosa.

--¿Hay guetos de suciedad en Zaragoza?

--A mayor presión de habitantes, mayor suciedad. En zonas de bares, de botellón, de mercados, se nota. Hemos hecho esfuerzos especiales en el Arrabal, Delicias y Centro.

--¿Mejoraremos para el Expo?

--El esfuerzo presupuestario está pensado para el calendario del 2008. Habrá nuevo mobiliario urbano, duplicaremos las brigadas contra las pintadas, tendremos más y mejores medios.

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.