Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

Huesca

Una meta inolvidable

Tres hermanos con la misma enfermedad rara, en el podio solidario de la Zurich Maratón de Barcelona Su tío oscense quería que lo vivieran

EL PERIÓDICO
21/03/2016

 

La solidaridad y el deporte se dieron la mano para lograr una llegada a la meta inolvidable. Lo fue para Álvaro (10 años), Alejandra (13) y Luis Illán (25), tres hermanos que sufren la enfermedad rara Ataxia telangiectasia y que lograron llegar al podio en la Zurich Maratón de Barcelona. A su ilusión por participar se sumó la fuerza de las piernas de 20 corredores de Huesca y de Barcelona, que empujaron sus carros durante el recorrido.

Los corredores lucieron en sus camisetas el lema Corre. Frena la AT (Ataxia telangiectasia), con el objetivo de dar a conocer la enfermedad y recaudar fondos para su investigación. El impulsor del reto solidario fue Sergio, tío de los tres hermanos, que ya ha corrido doce maratones, y quería que vivieran la experiencia, "rodeados de la energía positiva y motivadora que conlleva una maratón".

Contagió su deseo a un grupo de familiares y amigos que inició hace poco más de un mes la organización de este reto y pensaron aprovechar esta "meta personal" para recaudar fondos para investigar la enfermedad. Contactaron con la Asociación Española de Ataxia Telangiectasia (Aefat), a la que pertenecen los niños, para destinar el dinero recaudado. La diseñadora Eva Naval de www.caritabonita.también colaboró creando el logo de CorrefrenalaAT y vendiendo camisetas, chapas y tazas solidarias a través de su página web.

La iniciativa se trasladó a una plataforma de microcréditos, www.migranodearena.org, donde se han recaudado más de 5.500 euros y el plazo para participar sigue abierto hasta el 13 de abril.

Los chavales completaron el recorrido en menos de cinco horas. Una llegada a la meta inolvidable, en la que el compañerismo y la solidaridad dieron alas a unos hermanos que luchan día tras día.