+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Mímica, música y humor, las claves de Off en la Calle

Las plazas se convierten en escenario para las compañías de teatro.

 

ANA C. PERDICESANA C. PERDICES 14/10/2010

La séptima edición del Concurso Off de Calle anima las plazas de Zaragoza durante las tardes de las Fiestas del Pilar. Las actuaciones de ayer en las plazas del Justicia y de San Felipe congregaron a ciudadanos de todas las edades que rieron a carcajadas con ambas actuaciones.

Los encargados de abrir la cita fueron la compañía Tres Puntos y Aparte con su espectáculo Un poco de todo y algo de... Los cuatro componentes de este grupo demostraron que todavía se puede hacer reír sin necesidad de hablar. A través de una actuación prácticamente mímica, solo con alguna onomatopeya, lograron que las risas resonaran en la plaza del Justicia.

En el centro del "escenario" un sofá se convirtió en la pieza clave de la actuación; los cuatro actores se subían en él, hacían malabarismos y se burlaban los unos de los otros, haciendo elevar las voces a pequeños y mayores. La música fue una de las piezas claves del espectáculo, tanto de fondo mientras actuaban como creada por ellos mismos. El encanto de utilizar como instrumentos musicales unas botellas mantuvo a los más pequeños tranquilos y atentos. Un acordeón y unas campanillas acompañaron a los sonidos del cristal, finalizando con unas bolas que, a modo de maracas, se utilizaron para hacer reír a los asistentes y despertarles del encantamiento musical.

Un mago sin magia

Roi Borrallas empezó su actuación Traga Tiérrame como si de un espectáculo de magia para niños se tratase, pero finalmente los que más disfrutaron fueron los mayores. Trucos que resultaron no serlo lograron captar la atención y mantener expectante al público. El primer ayudante del "mago" fue un niño, al que entretuvo con un globo mientras lanzaba chistes solo comprensibles para los adultos.

La participación del público fue la clave de esta actuación, después del primer niño los mayores fueron las víctimas de las bromas de Roi, que llegó a realizan un cuadrilátero de boxeo con cuatro de los asistentes y una cinta blanca en el que se "peleó" con uno de los ayudantes voluntarios del público. De esta manera un espectáculo que parecía para niños se convirtió en una actuación humorística para adultos. Distintas compañías que participan en el concurso --como Funny Magic Creepy Show, Ale Risorio, Alterego Teatro o The Sinflow-- invadirán las plazas del Justicia y de San Felipe hasta el viernes.