+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ESTUDIO DE LA AUTÓNOMA DE BARCELONA sobre despoblación

Los municipios de Teruel, entre los que menos futuro tienen

4.200 pueblos españoles están en riesgo de supervivencia

 

Un anciano camina por Fago. -

EL PERIÓDICO ZARAGOZA
20/07/2017

Aragón es una de las comunidades con más municipios en riesgo de desaparecer debido a la despoblación, especialmente en la provincia de Teruel, según un estudio hecho público ayer por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

El trabajo titulado La sostenibilidad demográfica de la España vacía, avisa de que un total de 4.200 municipios españoles están afectados por problemas graves de abandono e identifica a 1.840 como espacios rurales en riesgo de despoblación irreversible. También alerta de que el 60% de las localidades tiene menos de 1.000 habitantes lo que supone un 40% de la superficie, pero concentra el 3% de la población, según informa la UAB en un comunicado.

Una de los principales causas que señala el informe es que los municipios no son capaces de retener a los habitantes más jóvenes, especialmente a las mujeres, y que no resultan atractivos para inmigrantes potenciales. El profesor del Departamento de Geografía de la UAB Joaquín Recaño detalla que la emigración «ha perdido empuje y han cobrado más importancia las pérdidas de población por una natalidad muy baja y una mayor mortalidad por envejecimiento, por lo que el escenario se ha agravado y presenta ya un serio problema de sostenibilidad demográfica».

El estudio precisa que en las zonas centrales y del norte de España la población se ha reducido entre los años 1981 y 2016. Por el contrario, el sur del país y el área mediterránea y atlántica la ha mantenido.

Además de Teruel, la publicación destaca como lugares «con peores perspectivas de futuro» a La Rioja, Castilla-León y Castilla La Mancha, detallando una situación de insostenibilidad en localidades como Guadalajara y Cuenca.

El devenir de los municipios estudiados varía y en algunas zonas su capacidad para adaptarse y superar las dificultades va ligada a actividades económicas relacionadas con el turismo rural, segundas residencias o recursos pegados al territorio y, en menor medida, el mantenimiento de unos mínimos de población.