Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

Obra sobre papel de varios autores en la galería de Carmen Terreros

Incluye piezas de Oyonarte, Gil Granero, Ramón Enrich, Aurelio Calderón o Milan Chabera.

ROBERTO MIRANDA rmiranda@aragon.elperiodico.com ROBERTO MIRANDA rmiranda@aragon.elperiodico.com 16/03/2008

TÍTULO Obra sobre papel

LUGAR Galería de Arte Carmen Terreros (Plaza Santa Cruz 2-4 local)

FECHAS Hasta el 20 de marzo

HORARIO Martes a sábado, de 11.00 a 13.00 y de 17.30 a 20.30 horas

Lo sublime es sencillo. Aurelio Calderón lleva al papel escenas silenciosas, apacibles. Líneas puras a tintas de colores que no requieren relleno, porque dominan elegantes el espacio del cuadro y lo habitan con una delicadeza e ironía que parecen de otra época. Nos introduce sin querer en esa jaula donde están las escenas.

La pintora Gil Granero ofrece racimos rojos y caballitos ideales que pacen descansados en campos donde el ocre y el azul cuidan de no interferirse y el negro traza delimitaciones indecisas y sutiles. Ella parte de figuras reconocibles para llevarnos de la mano a escenarios abstractos. El checo Milan Chabera desarrolla la curva del arco estructuradora, la fragmentación el color rojo estridente para expresar la soledad.

Silvia Barbescu presenta unos grabados donde aflora el subconsciente, el derecho y el revés, el garabato intencionado, el rayado que marca una traza visual que penetra. Lo fluido y lo quieto sobrepuestos. Las imágenes de niño de Ramón Enrich conviven con una visión inteligente de la arquitectura donde el azar y el paso del tiempo completan la obra. Sus cuadros son la sintaxis primitiva de pocos elementos combinados de manera infinita. Volúmenes simplificados, construcciones de chiquillos pero con una trama de sabio que conoce el equilibrio.

Oyonarte muestra cabezas desestructuradas, cuerpos disformes, réplicas del dibujo matriz que se expanden como ondas, zonas de impacto visual reduplicado. Su obra parte de una figuración abierta y despojada, donde la forma sugiere más de lo que dice. Construye con el color y con frecuencia parcela o superpone los personajes. Oyonarte es arquitecto y comenzó con la pintura a la sombra de su padre, el pintor Manuel Ortega. Silvia Barbescu presenta litografías donde lo humano parece ajeno a todo. Grabados que sintetizan lo inexpresable. Pepe Morallón expone cuatro posavasos, abstracciones en bruto de tinta china. El arte se aligera de soporte y en el papel encuentra un aliado ideal.

 


 

Envío de noticia
Lo sentimos

Para enviar noticias por email necesitas estar registrado en El Periódico de Aragón.

 

Accede con tu cuenta

Recordarme en este equipo

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de El Periódico de Aragón.

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla.