+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

HUESCA 3 AYUNTAMIENTO

Las ordenanzas se congelarán y se aplicará la progresividad

Ciudadanos critica que se está «atacando el bolsillo de los oscenses»

 

Comisión de Hacienda celebrada ayer en el Ayuntamiento de Huesca. - AYUNTAMIENTO DE HUESCA

EL PERIÓDICO
12/10/2017

Congelación y progresividad son los criterios de la política fiscal del Ayuntamiento de Huesca para el año 2018. Así lo aseguró ayer el concejal de Hacienda de la ciudad, José María Romance, tras la comisión en la que se dictaminaron las ordenanzas fiscales para su aprobación en el próximo pleno municipal, previsto el miércoles 18 de octubre. Posteriormente se abrirá el plazo de exposición pública antes de su aprobación definitiva.

El concejal de Hacienda informó también de que, tras un análisis jurídico, técnico y político, no se admitieron las propuestas de los grupos municipales del Partido Popular y Ciudadanos, «ya que ambos proponen una bajada lineal del IBI, lo que no se ajusta a nuestro modelo fiscal, al no ser progresivo». Así justificó esta decisión, ya que «las bajadas lineales favorecen a las economías más fuertes y perjudican a las más débiles. No es nuestro criterio» aseguró.

El portavoz del grupo municipal de Ciudadanos Huesca, José Luis Cadena, denunció que «se está atacando de forma injusta el bolsillo de los oscenses».

Aseguró que el equipo de Gobierno «no está siendo todo lo eficiente que se podría ser en la gestión de los servicios públicos». El portavoz cuestione los «servicios que se han mejorado desde el ayuntamiento que puedan justificar esta nueva subida».

Según recordó, «la aventura de la remunicipalización del tripartito va a suponer, como mínimo, un coste de 740.000 euros y el servicio innecesario de la oficina de la lengua aragonesa cuesta anualmente 26.000 euros».