+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

CINCO PRESUNTOS INTEGRANTES

A prisión el cabecilla de una red que trasladaba kurdos a la UE en camiones frigoríficos

 

Uno de detenidos es llevado ayer ante el juez instructor, en Teruel, para prestar declaración. - EFE

EL PERIÓDICO
20/01/2018

El titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Teruel ha mandado esta madrugada a prisión comunicada y sin fianza a S.M.R, cabecilla de una red que trasladaba iraquís a la Unión Europea en camiones frigoríficos. 

El resto de las seis personas detenidas en Valencia y Bilbao que formaban parte de la banda han sido puestas en libertad, si bien a dos de ellos se le han impuesto medidas cautelares: uno tendrá que pagar una fianza de 16.000 euros y otro deberá comparecer dos veces al mes en el Juzgado. 

INVESTIGACIÓN 

El juzgado turolense comenzó las investigaciones el año pasado tras detectar primero un camión en la localidad de Ferreruela de Huerva y después otro en Villafranca del Campo, en los que viajaban de manera irregular varias personas.

Se trataba de familias que se proponían alcanzar Gran Bretaña y buscar trabajo para ganarse la vida. La Policía y la Guardia Civil han desarticulado una red dedicada a introducir de forma irregular en la Unión Europea a ciudadanos iraquís. Primero les llevaban a países europeos, como España y Francia, y luego les trasladaban hasta el Reino Unido en camiones frigoríficos que, en ocasiones, cruzaban la provincia de Teruel por la A-23, donde fueron interceptados dos vehículos.

La operación, que se ha practicado con la colaboración de Europol, se ha saldado con la detención de seis personas, cinco en Valencia (entre ellas el principal líder del grupo) y una en Bilbao. El cabecilla enviado a prisión, un iraquí nacionalizado español, dirigía los traslados de los inmigrantes por diferentes países de la UE, mientras que el resto de integrantes de la organización actuaban a modo de célula itinerante. Por este traslado, los inmigrantes pagaban entre 3.000 y 10.000 euros por persona, en función de la modalidad de introducción y del riesgo para la integridad física. A los detenidos se les considera autores de los casos descubiertos en áreas de servicio de Ferreruela de Huerva y Villafranca del Campo, en la provincia de Teruel.

Precisamente, las investigaciones se iniciaron cuando en febrero pasado se halló en un área de servicios de Ferreruela de Huerva a seis inmigrantes iraquís, cuatro de ellos menores y de la misma familia, dentro de un camión frigorífico que transportaba mercancías con destino al Reino Unido.

VILLAFRANCA DEL CAMPO

Ese mismo día fueron también descubiertos dentro de otro camión frigorífico dos inmigrantes iraquís en Chiva (Valencia).

Y días más tarde, ya en marzo, aparecieron otros ocho inmigrantes de la misma nacionalidad, cuatro de ellos menores, en el interior de otro camión del mismo tipo en un área de servicio de Villafranca del Campo.

Fueron las propias personas transportadas dentro de los remolques frigoríficos quienes alertaron a emergencias ante el temor a morir de frío. La red operaba bien a través del corredor Cantábrico-Mediterráneo hasta puertos del norte de España como Santurce y Santander, bien a través de puertos y pasos fronterizos del norte de Francia, como Calais o Dunkerque.

Los detenidos introducían grupos de entre seis y ocho personas, generalmente familias con hijos menores de edad (incluso bebés de pocos meses), dentro de los camiones. Aprovechaban el descanso nocturno del conductor para, sin su conocimiento, introducirlos en el interior del remolque.

Para ello, recolocaban la carga del camión, que era generalmente de hortalizas, y acondicionaban un pequeño espacio en el que viajan y se ocultaban las personas traficadas.

Los encargados de realizar esta maniobra tenían la habilidad suficiente para abrir las cerraduras y sustituir los precintos sin que se detectara que había sido forzado el sistema de cierre del remolque.

El tiempo de estancia en el interior del camión rondaba entre las 30 y las 40 horas, normalmente en vehículos frigoríficos a temperaturas que no superaban los cuatro grados centígrados. .

DESPRECIO A LA VIDA

La organización era plenamente consciente del riesgo que suponía este tipo de viajes, con lo que actuaba, según las fuerzas de seguridad, con absoluto desprecio a la vida e integridad de las personas que les pagaban para llevarlas a países europeos.

Para desarticular esta red, la Policía y la Guardia Civil creó un equipo conjunto de trabajo, que fue coordinado por el Centro de Inteligencia y contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO)

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.