+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Los Tedax explotan dos de los cuatro paquetes sospechosos enviados a oficinas italianas de Zaragoza

La alerta saltó a medio día en la Cámara de Comercio de Italia y se trasladó a tres oficinas de Generali seguros en la avenida San José, calle Coimbra y en Pablo Gargallo

 

La calle permanece cerrada. - L.M.G.

L. M. G. / F. M. H.
13/11/2017

Más fotos

Galería: Alerta por el envío de paquetes sospechosos a oficinas italianas en Zaragoza

Galería: Alerta por el envío de paquetes sospechosos a oficinas italianas en Zaragoza

Galería: Alerta por el envío de paquetes sospechosos a oficinas italianas en Zaragoza

La Policía Nacional mantiene abierta una investigación sobre el envío en cadena de cuatro paquetes sospechosos a oficinas y organismos italianos con sede en Zaragoza. De todos ellos, el entregado en la oficina de Generali Seguros en la avenida de San José y otro en la calle Coimbra, también en la filial de seguros, han sido explosionadon de forma controlada por los Tedax.

Hasta allí se desplazaron estos especialistas en desactivación de bombas que, apoyados por la unidad canina, rápidamente detectaron que en el interior de la caja había material explosivo. Fue sobre las 14.40 horas. Esto conllevó al cierre del tráfico de la avenida San José durante más de media hora, así como el desalojo de los vecinos que viven en las primeras plantas del número 45 de esta importante arteria de la capital aragonesa. Tras ello, la Brigada de Policía Científica tomó huellas de cara a intentar dilucidar quién es el responsable de esta mensajería.

Paralelamente, agentes del Cuerpo Nacional de Policía fueron alertados por otras dos oficinas de Generali Seguros en las calles Coimbra y Pablo Gargallo. En ambos casos fue una falsa alarma, al igual que pasó en la Cámara italiana de Comercio en Zaragoza que, tal y como adelantó EL PERIÓDICO, obligó a cerrar la calle Amar y Borbón y adyacentes ante la sospecha de que fuera un paquete bomba. Esta alarma fue la inicial de la cadena de paquetes recibidos en diferentes establecimientos de la capital aragonesa.

Todos los paquetes presentan las mismas características: envueltos en un sobre de plástico y en su interior una inscripción, manuscrita y en castellano, que dice "deja sobre la mesa, sal a la calle y avisa Policía".