+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

RECINTO FÚNEBRE DE ZARAGOZA.

Torrero ya es un cementerio laico y aconfesional

Los cinco partidos aprueban por unanimidad la nueva ordenanza municipal.CHA e IU logran retirar el artículo relativo a la gestión del camposanto.

 

Muel pide que se retire este monumento a los Mártires. - Foto:CHUS MARCHADOR

M. V.M. V. 26/05/2010

El cementerio de Torrero ya es laico y aconfesional. La Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza aprobó ayer por unanimidad la nueva Ordenanza Municipal de Cementerios, una normativa que se ratificará en el pleno del viernes y que garantiza la libertad ideológica, religiosa o de culto en los enterramientos, ritos, ceremonias, utilización de capillas y lugares de culto de las necrópolis de la capital aragonesa tras más de siete décadas de privilegios católicos.

La normativa se aplica también en los camposantos municipales de Torrero, Alfocea, Casetas, Juslibol, Montañana, Monzalbarba, Movera, Peñaflor, San Juan de Mozarrifar y Torrecilla de Valmadrid. No obstante, concede plazo a los recintos funerarios de los barrios rurales para adaptarse a los nuevos requisitos.

El reglamento que estaba en vigor desde 1938 no garantizaba los derechos de los laicos, incluía joyas en su articulado como el recuerdo al II Año Triunfal, en alusión al aniversario del golpe de Estado del general Franco en 1936. Con el nuevo texto, se garantiza la utilización de capillas, lugares de culto o salas de actos civiles para todas las ideologías o creencias. Actualmente, solo era posible oficiar funerales civiles en los que la despedida al fallecido no esté presidida por un gran crucifijo en la sala --capilla-- número dos de Torrero, la más pequeña, lúgubre y oscura de todas las existentes y en la que solo hay capacidad para 80 personas.

La normativa regula el derecho funerario, las inhumaciones, exhumaciones y traslados, las construcciones funerarias, el servicio de incineración de cadáveres y restos humanos, así como el régimen tarifario y sancionador.

A propuesta de CHA e IU, el equipo de gobierno PSOE-PAR aceptó retirar el artículo de la normativa que regulaba la gestión del cementerio de Torrero y que, según estos grupos políticos, dejaba la puerta abierta a una privatización del camposanto zaragozano. Una norma de rango inferior a la ordenanza regulará cuestiones demandadas por los trabajadores de Torrero.