+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Ribera del Huerva

Un colectivo quiere rescatar una antigua agua mineral

Las botellas de Fita Santa Fe viajaron por todo el mundo hasta 1978

 

La caseta donde se halla el pozo de agua medicinal y, en primer término, una botella original. - Foto: HUERVA VIVO

F. V. L.
04/02/2013

El paisaje estepario de los alrededores de Zaragoza esconde pequeñas manchas de verdor, diminutas zonas húmedas que a menudo pasan inadvertidas incluso para quienes viven en sus cercanías. Este es el caso del manantial Fita Santa Fe, un pozo de aguas medicinales que se explotó comercialmente hasta 1978 y que ahora la organización Huerva Vivo se propone rescatar del olvido, en la medida de lo posible, tras más de tres décadas de total abandono.

La fuente de Fita Santa Fe, situada en las cercanías del monasterio del mismo nombre, en una zona de áridos campos próxima a la A-23, es propiedad de los descendientes actuales de la familia Fita, que la adquirió años después de la desamortización de Mendizábal.

Desde fines del siglo XIX y hasta los albores de la Transición, el agua se acarreaba en grandes cubas hasta la calle Madre Sacramento, en Zaragoza, donde era filtrada, tratada y embotellada, pues poseía un alto contenido en sal que impedía su consumo directo. Más que agua mineral era una especie de medicamento con virtudes probadas para las dolencias de estómago, hígado e intestinos, así como un excelente purgante y laxante (según la dosis). De hecho, siempre se vendió en farmacias con llamativas etiquetas donde se pregonaban sus muchas cualidades.

"Adquirió mucha fama y se exportaba a todo el mundo", subraya Ángeles Mercader, de Huerva Vivo, que señala que el manantial ha sido objeto de un estudio, Fuentes curativas de Zaragoza, obra de Francisco Iturbe y Ángel Ruiz Solans.

Los encargos llegaban de países tan lejanos como Cuba y Brasil, donde los usuarios valoraban sus rápidos efectos sobre la salud, según los testimonios recogidos por ambos autores. Tan es así que en 1940 el agua Fita Santa Fe fue declarada de utilidad pública al ser mineromedicinal.

Su nombre deriva del apellido del propietario de los terrenos donde apareció el manantial, Francisco Fita, que era de Jaca. Buscando agua para el ganado en los sedientos campos que rodean a la capital de Aragón, un miembro de su familia dio en 1887 con un corro de tierra más húmedo. Allí, andando el tiempo, se instaló un sistema de captación y se construyó una caseta que todavía puede verse desde la autovía.

"La industria farmacéutica dio al traste con la explotación del manantial", señala Ángeles Mercader. "Aparecieron medicamentos con las mismas propiedades que arrinconaron al agua embotellada y la demanda prácticamente desapareció", explica.

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.

   
5 Comentarios
05

Por Errores 17:56 - 04.02.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hay una gran creencia falsa sobre las bondades de los productos naturales, porque muchas veces no es así. La Amanita phalloides o la estrictina son ejemplos. Si alguien vende una planta medicinal debería decir, como ocurre con los medicamentos, la composición y concentración del principio(s) activo, y de todas las demás sustancias que lleva. Las plantas, Lorien, tienen normalmente cientos de sustancias además de las que ejercen un efecto, y muchas veces esas sustancias son bastante tóxicas, algunas carcinógenas.

04

Por Lorien 16:31 - 04.02.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Hoy el consumo de agua marina diluida y en cantidades moderadas se está extendiendo como fuente de salud y con algunas de las propiedades que cita el artículo. Es posible que haya una relación entre ambas. Pero la industria farmacéutica arrasó con todos los remedios tradicionales, algunos de los cuales eran baratos y eficaces. Las hierbas medicinales se venden pero tiene prohibido indicar para qué sirven porque estamos legislando en muchos casos a favor de los intereses de los grandes Hoy , como dice José Pamiés agricultor de hierbas medicinales “yo cultivo el hipérico (hierba medicinal muy abundante en nuestros montes)para exportar a Alemania con la que combaten la depresión mientras ello fabrican el prozac que nos venden a nosotros con el mismo fin” Sobre el agua de mar: http://otrabiologia.wordpress.com/2010/12/15/agua-marina-fuente-de-salud/

03

Por JC 16:10 - 04.02.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Ya no me acordaba yo de este agua. Pero creo recordar que tenia un gusto horrible

02

Por Cuidado 14:17 - 04.02.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Como dice la noticia en algún sitio, es agua medicinal, no "mineral", y minero-medicinal, lo dudaría. En esa estepa, y como se indica, el escaso agua debe estar saturada de sales y cal, y por eso la filtraban. Como purgante y demás, hay muchos productos en farmacias que, tomados adecuadamente y bajo prescripción médica, son inofensivos y más eficaces, probablemente, que el agua de la botella. Si alguien suiere invertir en esta nueva empresa, que se asegure bien, que la ruina es muy fácil de conseguir hoy en día.

01

Por Melema 13:56 - 04.02.2013

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Recuerdo perfectamente el agua, era maravillosa, un familiar tenía problemas en la vesícula, y cuando la tenía muy cargada, bebía agua de esta y era mano de santo, este familiar le tenía mucha, mucha fé.