Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

REPORTAJE

Una vida en fase terminal

El edificio donde subsisten Francisco y su familia desde hace cinco meses se derrumba, al igual que el estado de salud de este, es enfermo de Sida

23/11/2011

El frío no solo se cuela por las paredes. El techo derrumbado y una puerta inexistente impiden que el fuego de una pequeña hoguera dé el calor necesario para poder vivir en invierno.

Francisco, 35 años. Juana, 32 años. Ambos viven junto con una sobrina, Vanesa de 22 años y su tía, en un edificio en estado de ruina en Movera. Llegaron allí hace cinco meses porque no tenían otro sitio adonde ir. "Si la Policía nos echa de aquí o nos dicen que nos tenemos que largar, lo aceptamos, pero tiraremos otra puerta para no quedarnos en la calle", explica en la entrada de la vivienda Francisco. Un joven que padece Sida y que hace cuatro meses salió de prisión.

Junto a él está Juana. Su esposa y madre de cinco hijos que ya no están a su lado. "Hace ocho meses que los servicios de protección del menor se llevaron a tres. Pero hace dos meses, al ver donde vivíamos, también me quitaron a los otros dos", recuerda mirando al suelo y envuelta en un fino abrigo beis.

Junto a ellos está Vanesa, una adolescente de 22 años, que aparece con un fino jersey a rayas y una toalla cubriéndole las piernas. "Si nosotros nos quedamos ahora en la calle nos morímos de frío", advierte Francisco, quien se gana la vida junto a su mujer recogiendo chatarra durante todo el día. Sin embargo, la familia no se resigna a seguir viviendo así y, sobre todo, Juana pide un techo con el único objetivo de recuperar a sus hijos.

"Es muy duro tenerlos a dos en Monzón, uno en Torrero, otro en Oliver y el último en Figueruelas", recuerda esta madre que vio por última vez a todos hace casi ya un año.

Además, la familia vive con inseguridad porque tienen la sensación de que "en cualquier momento nos puede pasar algo". El estado del edificio está en una fase terminal, donde los techos de se derrumban y las paredes se caen, al igual que la vida de Francisco, también en fase terminal.

Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail:

Escribir comentario
Formulario de acceso de usuarios

Recordarme en este equipo

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

NORMAS DE PARTICIPACIÓN

La opinión de LA CABECERA se expresa sólo en los editoriales y los articulistas. Los usuarios de este espacio exponen, por tanto, posturas personales.

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Los autores de los comentarios que no se ajusten a las normas de participacion podrán ser identificados a través de sus IP a petición de las autoridades.

Usar cuenta de usuario

Acepto la cláusula de privacidad

CLÁUSULA PRIVACIDAD

Le informamos, que con arreglo a la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales, de 13 de diciembre, LO 15/1999, cuando el Usuario facilite sus datos de carácter personal está autorizando expresamente al titular de esta Web al tratamiento e incorporación de los mismos en un fichero de su propiedad, debidamente comunicado a la Agencia de Protección de Datos.

El Usuario o su representante podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición enviando un escrito junto con una fotocopia de su DNI al domicilio que consta en la Mancheta de este diario. Todo esto, según lo estipulado y recogido en el Aviso Legal.

Los campos marcados con (*) son obligatorios.

Última hora
Las noticias más...
Tienda OnLine
 
Ver más...