Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

Garrapinillos

Los vecinos paran el bus por la noche con linternas

Emiten señales para que los conductores les vean a pie de carretera y les recojan.

M. V.M. V.
27/05/2008

 

Los vecinos de Garrapinillos usan linternas por la noche para hacer señales a los conductores de la línea de autobús que une este barrio rural con Zaragoza. Denuncian que durante buena parte del recorrido no hay iluminación, ni marquesinas, ni siquiera paradas señalizadas y que, por ello, durante el horario nocturno se ven obligados a utilizar las linternas para evitar atropellos o para conseguir ser vistos a tiempo y poder subir al bus.

La concejala del PP Ana Cristina Melendo describió esta situación en la Comisión de Servicios Públicos del Ayuntamiento de Zaragoza y, por la tarde, los vecinos confirmaron a este diario esta realidad.

Según sus opiniones, el servicio de autobús, que presta la empresa Samar Buil, es "muy deficiente" no solo por la falta de paradas señalizadas y el hecho de que haya que subir a los buses que paran en mitad de una carretera nacional --N-125--, sino también porque "adolecen de limpieza e incumplen las frecuencias de forma sistemática", explicó Marisa Sánchez.

La teniente de alcalde de Servicios Públicos, Carmen Dueso, aseguró que "si se confirma el uso de linternas se abrirá un expediente. Tomaremos nota e investigaremos". Dueso se mostró dispuesta a contactar con el Gobierno de Aragón para estudiar la posibilidad de colocar marquesinas o paradas bien señalizadas en esta línea.

La mala prestación del servicio de autobús se centra en tres tramos: parte de la N-135; parte de la nueva carretera todavía sin inaugurar a Garrapinillos; y la zona que enlaza el barrio con Clavería y Torre Medina.

Ana Cristina Melendo se quejó también del mal estado del firme en los accesos a Garrapinillos provocado por el uso frecuente de estas vías por camiones cargados de grava que superan los límites de tonelaje establecidos en la ley. El jefe de Movilidad Urbana, Antonio Ramos, reconoció en el salón de plenos que este problema es endémico desde hace al menos tres décadas y que hasta que no se busque una salida desde el área de Urbanismo no será posible acabar con esta afección. Para Ramos, la solución más lógica sería crear caminos que no atraviesen el casco urbano de Garrapinillos para no dañar las vías urbanas.