Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Victoria para Javier Bardem

Como no cometieron deslices de bulto, cada espectador pondrá una equis en la casilla de su equipo.

JOAQUÍN Carbonell JOAQUÍN Carbonell 26/02/2008

Zapatero eligió el tercer bloque, el espacio para la política exterior y seguridad, para soltar sus dos alusiones contundentes. Una, cuando Aznar definió a ETA como movimiento de liberación nacional. Dos, al referir a su defensa de Aznar en la cumbre chilena. "Yo defendí a Aznar como patriota", le soltó a un incómodo Rajoy. Hasta entonces resaltar que ninguno de los dos cometió el error más temido por los asesores: meter la pata. Ni Zapatero ni Rajoy sacaron los pies del tiesto, de forma que su gesto fuese la comidilla de hoy en los bares. Se comportaron al principio con demasiada rigidez, con apenas interrupciones. Por encima de sus cabezas brillaba una idea: no perder el partido.

Y es que si atendemos a la expectación suscitada por este debate, todo tenía el clima de un gran acontecimiento social: la victoria de Massiel en Eurovisión, el campeonato mundial de Perico Fernández contra el chino. Por entenderlo en futurible: como si España disputase una final de un campeonato mundial de fútbol.

Tercer momento álgido, dedicado a Aragón: "¿Hará el trasvase del Ebro?", le preguntó por tres veces Zapatero a Rajoy. El líder del PP no contestó, es decir, lo hará. Que tome nota Gustavo Alcalde. ¿Remachamos? Rajoy contestó que no se aproxima a Zapatero en la derogación del trasvase. Este fue el momento en que los dos candidatos se interrumpieron con más alegría. Sin duda les faltaba calentamiento. Habían mostrado mucha rigidez. Era comprensible. Todo el día los media nos habían martilleado con el debate. Los canales que lo emitieron nos prepararon programas especiales sobre él desde todas las caras. El más interesante fue el que emitió la tele más joven, La Sexta, cuando nos repasó la noche del domingo el famoso encuentro entre González y Aznar hace 15 años. Ya ayer lunes, tuvimos opiniones para todos los gustos. Tantas que en Cuatro hasta montaron un debate de farsa con los monigotes. Gran Wyoming largó una periodista a un colegio para preguntar a los niños sobre los dos candidatos. Realmente, ni una final europea de fútbol entre Barça y Madrid hubiera suscitado tanto entusiasmo.

¿Quién ganó? Sin duda Javier Bardem. El actor español vio mermado su éxito por el efecto debate. Fue una pena. Como fue una pena que los dos candidatos no utilizaran el sentido del humor que habían prometido al Follonero de Buenafuente el día anterior: ambos aceptaron que nombrarían de inmediato a Bardem en su exposición. ¿Se les olvidó en el fragor de la batalla? No. A cambio nos deleitaron con muchos gráficos; les hizo gracia el método de Solbes, y los asesores les llenaron de dibujitos.

¿Quién ganó? Nadie con brillantez. Como no cometieron deslices de bulto, cada espectador pondrá una equis en la casilla de su equipo. Zapatero ofreció una imagen más moderna, más progresista, sin duda. El cliente de Rajoy esperaba precisamente el discurso catastrofista que se marcó el lider del PP. Ese tono asustaría a un votante más centrado. A Rajoy se le vio poca sensibilidad. Citó mucho a la gente y se enfadó cada vez que Zapatero aludió a temas relacionados con el tiempo de mandato del PP: "¡Ya vuelve a mirar atrás!", le dijo hacia el final del encuentro. Cuando Zapatero le soltó con agresividad "¡Yo no he agredido a las víctimas del terrorismo!". Rajoy no la enmendó: "¡Lo mantengo!". Y en esa pelea saltó la alusión de los cantantes y actores "untados" que votarán socialista. Ahí fue donde Rajoy perdió los papeles, cuando mostró una imagen enfrentada a todo el mundo. Por cierto, la apuesta sobre Bardem la ganó Zapatero, por los pelos, al final, pero la ganó. Por cierto, que le den clases de lectura a Rajoy con urgencia: su tono lacrimógeno al leer el relato final fue de pésimo actor. Que aprenda para el partido de vuelta.

Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail:

Escribir comentario
Formulario de acceso de usuarios

Recordarme en este equipo

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

NORMAS DE PARTICIPACIÓN

La opinión de LA CABECERA se expresa sólo en los editoriales y los articulistas. Los usuarios de este espacio exponen, por tanto, posturas personales.

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Los autores de los comentarios que no se ajusten a las normas de participacion podrán ser identificados a través de sus IP a petición de las autoridades.

Usar cuenta de usuario

Acepto la cláusula de privacidad

CLÁUSULA PRIVACIDAD

Le informamos, que con arreglo a la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales, de 13 de diciembre, LO 15/1999, cuando el Usuario facilite sus datos de carácter personal está autorizando expresamente al titular de esta Web al tratamiento e incorporación de los mismos en un fichero de su propiedad, debidamente comunicado a la Agencia de Protección de Datos.

El Usuario o su representante podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición enviando un escrito junto con una fotocopia de su DNI al domicilio que consta en la Mancheta de este diario. Todo esto, según lo estipulado y recogido en el Aviso Legal.

Los campos marcados con (*) son obligatorios.

Última hora
Las noticias más...