Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

Vidas a tope

MARIANO GistaínMARIANO Gistaín
12/05/2007

 

Buses a tufarra amenazan huelga en plenas erecciones. Apenas hay mujeres, la ley de paridad se ha quedado corta. Encuestas. La web del CIS se cae cuando publica una encuesta. Víctor Juan Borroy dirige la revista Rolde (treinta años) y el Museo Pedagógico de Aragón: la primera es de la Chunta --quizá su origen-- y el segundo es del Gobierno (zona PSOE), así que Víctor Juan, que además este año se ha comprado --y monta-- una yegua, es un buen precandidato para una consejería o algo en un hipotetiquísimo gobierno PSOE/CHA, cuando el marcelinato alcance algún ministerio, que ya le toca, y corra el escalafón. (Le toca a fuerza de lealtad). Victorjuan.net es el hombre en el quicio. Además, siguió la pista de la cajita de música de Ramón Acín (fusilado en Huesca, sí) y no paró hasta que consiguió una serie limitada de cajitas con esa música de la última melodía del verano, tin tin tin. VJ ha publicado y editado varios libros de pedagogía, educación y maestras y maestros olvidados (es su vocación), pero ahora se ha echado a la narrativa y ha sacado (Prames) una novelita que casi gana en su día el Premio de Novela Corta Ciudad de Barbastro, Por escribir sus nombres en la que aparece Ramón Acín y vemos en acción a los maestros y maestras republicanos, los vemos perdiendo la guerra, huyendo a Francia, espiando para los aliados. A veces es novela de espías, histórica, política, y de vidas destrozadas, reinicializadas, amores y desencontronazos que a esas alturas (bajuras) de siglo son siempre tragedias y acaban a tiros (aunque se libraban de la hipoteca). Sale Paco Ponzán, ya un héroe oscuro, sale la maestra que arrambla con todo, Palmira Plá, y hay una trama actual al estilo de Soldados de Salamina, en la que el autor de la novela va contando cómo la escribe, cómo la persigue, al tiempo que se acuesta con la abogada, que también es librera, y de Huesca.

Todo esto lleva el final a un doble clímax fenomenalmente resuelto. Y lo más cañero de todo: es una novela de Huesca, aunque tenga sus vaivenes, periplos y masacres por esas guerras del siglo. Y sale Víctor Pardo Lancina, en la parte contemporánea, claro. En fin, a ver si inauguran ya la base de la OTAN, que los cielos están muy vacíos. ¿No tienen gasolina los F18? Mañana hay romería y marcha pacifista por el campo de maniobras de San Gregorio. A ver esa paz.

Periodista y escritor

Opinión
El independiente

Las cuentas del tranvía de Zaragoza y otros asuntos similares

Por: José Luis Trasobares

Una cosa de locos

Turismo

Por: Fran Osambela