+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Zaragoza se reivindica como ciudad de la no violencia por el día de la paz

 

EFE
26/01/2018

La ciudad de Zaragoza se ha reivindicado hoy como "Sitio emblemático de Cultura de Paz", declarado por la UNESCO en 1999, en un acto con alumnado de los 12 centros sociolaborales del Ayuntamiento para conmemorar de forma adelantada el día de la paz, que se celebra el próximo 30 de enero.

Más de 300 alumnos han sido recibidos en la Casa Consistorial por el alcalde, Pedro Santisteve, quien se ha mostrado "encantado" de ver "tanta peña, tanta juventud y tanta vidilla" en el salón de recepciones del Ayuntamiento, y la concejala de Educación e Inclusión, Arantza Gracia.

Allí, Santisteve ha defendido la necesidad de "construir entre todos nuestra ciudad", en la que los vecinos tengan libertad y capacidad para llevar adelante sus vidas de acuerdo a sus principios e ideas y en la que compartan espacios personas diferentes, porque todos tenemos el "derecho a una vida libre de violencia".

Ha reconocido que es a las instituciones a quienes les corresponde llevar la bandera en este ámbito y corregir los errores del pasado, pero ha recordado a los chavales que Zaragoza recibió esa distinción por la lucha de su sociedad civil contra la militarización o el movimiento de los insumisos.

Por tanto, a la nueva generación les tocará ahora definir su propia contribución a la cultura de paz en la ciudad.

Posteriormente, representantes de los doce centros sociolaborales han presentado sus trabajos para este día, desde murales, carteles, hasta un rap contra el maltrato interpretado por los jóvenes del centro de Casco Viejo.

Asimismo, el alumnado ha representado un "abrazo al mundo", con siluetas de jóvenes que han elaborado con los materiales con los que trabajan.

Estos centros, ubicados en los barrios de Actur, Almozara, Casco Viejo, Casetas, Delicias, La Jota, Las Fuentes, Oliver, Picarral, San José, Torrero y Valdefierro, atienden cada curso a un número aproximado de 500 jóvenes sin cualificación profesional que han abandonado tempranamente el sistema educativo.

Muchos de estos chicos han vivido directamente situaciones de conflicto social en sus países de origen y en sus lugares de convivencia, en ocasiones agravados por razón de género, origen social o migración.

Diez mil días informando

Suplemento especial del 3 de junio de 2018 con motivo del número 10.000 de El Periódico de Aragón.