+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Apagando alarmas

Gaizka Toquero no le da importancia a la última derrota, ante un Alcorcón «que no fue superior», aunque espera que no vuelva a suceder: «En casa tenemos que hacernos mucho más fuertes»

 

Trabajo con vídeo 8 Toquero, ayer antes de entrar a la sesión de vídeo en la Ciudad Deportiva. - NURIA SOLER

I. MARTÍN
14/09/2017

Va Toquero, se sienta y empieza a hablar con tal naturalidad que todo lo que dice suena a verdad absoluta. Es la experiencia, claro, la seguridad que da opinar del fútbol recurrente, el de toda la vida. Aunque sea en esta época de la posverdad, las palabras claras refuerzan cualquier mensaje. El primero de Toquero ayer fue para apagar las luces rojas encendidas tras el último sopapo en La Romareda. «El Alcorcón no fue superior a nosotros. Tiró una vez a puerta y marcó gol. No hay que hacer saltar las alarmas por perder un partido», explicó seguro el vasco, que admitió, no obstante, que el Zaragoza debe ser mucho más robusto en casa. «Nuestro trabajo es hacer todo lo posible por ganar, sobre todo en casa, donde tenemos que ser muy fuertes. Por ahora no lo estamos consiguiendo. Llevamos cuatro puntos en cuatro partidos. Obviamente, nos hubiese gustado llevar más, pero tampoco está siendo muy justo, hemos hecho fútbol de sobra para tener más puntos. El partido del Granada lo teníamos que haber ganado. Si tuviéramos seis puntos sería más justo. El otro día perdimos en casa y ojalá no vuelva a pasar. En casa tenemos que hacernos mucho más fuertes».

La fórmula primera para adquirir esa fortaleza está, en primer lugar, «en ser fieles a nuestro estilo de juego, igual que lo fue el Alcorcón cuando vino con una defensa de cinco. Tenemos que centrarnos en nosotros mismos y tratar de desactivar lo que plantee rival, pero seguir con nuestra filosofía», explicó Toquero, consciente de que el viernes en Lugo se encontrarán un partido bien distinto al del pasado domingo. «Cada partido es diferente. En Segunda es dificilísimo puntuar fuera de casa. Vamos a ver lo que nos encontramos en Lugo. Obviamente, nosotros preferimos gente que no se cierre. Cuando uno se cierra, es difícil sorprenderle porque en esta categoría no hay individualidades como pueda haber en el Barça o en el Madrid. Nosotros tenemos que hacerles daño con nuestra armas y eso es lo que intentaremos».

Habló el futbolista alavés del desquite rápido que les permite el calendario en esta ocasión. «Tener revancha cuanto antes es bueno. Tratar de ganar, coger buenas sensaciones y que la gente crea en lo que estamos trabajando», por encima de condiciones externas: «No podemos decir nada en contra de los árbitros, para eso ya hay gente que valora los arbitrajes. Nosotros ahí no podemos entrar», manifestó Toquero, consciente de que hoy en día las declaraciones contra los árbitros se miran por lupa, y que a la larga suelen ser perjudiciales. El pensamiento del vestuario, como bien dijo alguno de sus compañeros durante el partido, es, no obstante, que el colegiado fue una de las razones por las que el Zaragoza perdió ante el Alcorcón.

Por último, el atacante admitió que había caído de pie en La Romareda. «Es muy positivo que la gente esté contigo. Lo que piense la gente de mí, que estén contentos con mi trabajo, es bueno. Voy a seguir trabajando para que eso siga así», afirmó Gaizka Toquero, que concluyó rotundo: «No solo trabajamos por dinero como se puede pensar».