+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

UNA PROMESA DE ARAGÓN

A la conquista de la República Checa

Daniel Jimeno disputa con España la Copa de Europa de marcha, en la que quiere ser finalista

 

Preparado 8 Daniel Jimeno, compitiendo en el Regional de clubs. - R. M.

R. MARTÍ
19/05/2017

Daniel Jimeno es una de las grandes promesas de Aragón. El marchador del Simply Scorpio va cumpliendo etapas en su trayectoria. El año pasado disputó su primera gran cita internacional tras cuatro años en la especialidad. Fue el sexto del Campeonato de Europa Juvenil celebrado en Tiblisi. Ahora llega la segunda gran competición. Disputa el domingo con la selección española la Copa de Europa de marcha en la localidad checa de Podebrady.

El zaragozano se muestra ambicioso. «No me conformo con nada, aunque ya estoy contento con ir. Estamos inscritos unos 40 marchadores y en la categoría júnior habrá nivelazo», explica. Ya visualiza la competición en su mente. «Normalmente los turcos salen en los puestos de cabeza y después pinchan. Mi táctica será recoger cadáveres y estar en los puestos de finalista», reconoce.

El atleta preparado por Alfredo García está en forma. «Estoy en el mejor momento de mi vida y casi tengo la mínima absoluta de 10 kilómetros. El mes pasado hice marca personal en el Critérium Nacional de Marcha en Mérida con un tiempo de 45.11. Y el otro día realicé un test perfecto».

En el equipo júnior masculino junto a Jimeno marchan Pedro Conesa y José Manuel Pérez. «Mi ídolo es Miguel Ángel López, que es el campeón de mundo y de Europa. Estuve la semana pasada con él en una concentración en Benicassim». El zaragozano tiene una magnífica presencia. Mide 1,90 de altura y es ligero de peso. Tiene 16 años y estudia segundo de Bachiller en el instituto Miguel de Molinos. «Los estudios los llevo bien. Tengo una nota media de 8,5 y me organizo perfectamente. Aunque al estar en la concentración de la selección española me perdí dos exámenes». Comenzó a practicar atletismo siendo infantil de primer año. «Empecé en un cross en el Parque Grande. Hacía de todo hasta que hace cuatro años comencé a marchar», apunta.