+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL CAMPEONATO DE EUROPA DE BALONCESTO

Doncic brilla, Eslovenia asusta

El base de 18 años aparece como una de las principales amenazas para España hoy en la semifinal (20.30, Cuatro) H «Habrá que jugar perfecto para ganar», afirma el joven talento del Real Madrid

 

El elegido 8 Luka Doncic celebra la victoria ante Letonia en cuartos de final. - ap / sedat suna

El elegido 8 Luka Doncic celebra la victoria ante Letonia en cuartos de final. - ap / sedat suna

LUIS MENDIOLA eparagon@elperiodico.com ESTAMBUL
14/09/2017

El emergente Luka Doncic, la joya de la cantera del Madrid, su compañero en el conjunto blanco Anthony Randolph y, sobre todo, Goran Dragic, estrella de los Miami Heat, sostienen las opciones de Eslovenia en la semifinal del Eurobasket que hoy le enfrentará a España (20.30 horas, Cuatro). Llamado a ser una de las grandes estrellas del baloncesto europeo y firme candidato a ser nº1 del draft de la NBA que se realizará el próximo verano, el joven talento de 18 años (los cumplió el pasado febrero) ha impactado en el Eurobasket con la misma fuerza que debutó en el 2015 en la ACB, cuando solo tenía 16 años.

Frente a la sorprendente Letonia de Kristaps Porzingis, en los cuartos de final, concluyó con 27 puntos y 9 rebotes, la mejor anotación de un jugador de su edad en toda la historia del Europeo. Además es el único jugador junto a Pau Gasol que promedia 10 puntos o más (15,7), siete o más rebotes (7,7) y tres o más asistencias (3,1) y el que cuenta con mejor valoración de la selección eslovena (19,3) solo por detrás de Dragic (21,6).

«Por partidos como el de Letonia dicen que es el mejor de su edad. Tiene 18 años, pero juega con mucha cabeza en los momentos calientes. Es mi compañero de habitación, es todavía un niño, pero me encanta. Todavía ve dibujos animados, series como Friends, pero somos tremendamente afortunados de tenerle aquí», afirma Dragic.

«El cielo es su límite», añade el seleccionador Igor Kokoskov, que cree que Doncic mejora en cada partido. «La forma en la que Doncic está jugando es impresionante. Tienes que frotarte los ojos a veces porque no crees lo que está haciendo en la cancha», ratifica el técnico español Sergio Scariolo. La presencia del joven base, que aún no ha parado de crecer (en febrero estaba en 2,02 metros) es una de las razones para entender la presencia de Eslovenia, un equipo de larga tradición y grandes nombres (Lorbek, Nesterovic, Smodis, Lakovic…) pero escasos resultados.

Desborda a sus rivales con una técnica depurada, que por momentos recuerda a la de Bodiroga, más que por velocidad, aunque se impone también por físico en los emparejamientos con los bases, que suelen ser más pequeños que él, y también por su deseo de seguir mejorando (es tímido y muy educado fuera de la cancha) y por ambición.

«Estoy disfrutando mucho y espero que también los aficionados. Me sentí increíble, qué puedo decir, pero lo importante es que el equipo ganara», aseguró Doncic tras su exhibición ante Letonia y se refirió a España con admiración, pero también sin miedo. «Habrá que jugar un partido perfecto ante España, no fallar casi ninguna canasta para poder ganarles. Pero estamos confiados, estamos con ganas y vamos a ir a por todas».

El efecto Randolph

No es solo Doncic la preocupación de Eslovenia. El madridista Randolph (11,3 puntos, y 5,7 rebotes), que ocupa plaza de nacionalizado, se ha convertido en un refuerzo de tremenda calidad y tapa las carencias del juego interior esloveno, quizás su único punto débil, con un solo nombre de peso: Gasper Vidmar (7,2 puntos, 4,3 rebotes).

El nuevo jugador del Morabanc Andorra Jaka Blazic ayuda con su enorme despliegue físico. El escolta de 24 años Klemen Prepelic le da muchas alternativas en ataque. Y, finalmente, Dragic, de 32 años, está firmando un torneo espléndido (21,9 puntos, quinto mejor anotador) en su despedida del equipo nacional. «Es el momento de dejarlo tras 10 años en la selección y quiero hacerlo con una medalla».