Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

Sala de máquinas

Los detectives más raros revelan sus secretos

Juan Bolea Juan Bolea
02/06/2017

 

La revista Prótesis, dirigida por el crítico y escritor David Panadero, ha dado el salto al papel y de la mano del editor Jesús Egido acaba de materializarse en el sello Reino de Cordelia en forma de un maravilloso y arrevistado volumen titulado Detectives raros.

El título anticipa lo que, efectivamente, vamos a encontrar en su interior, una auténtica orgía de placeres dedicados a la novela negra en todos sus órdenes, con excepción del estrictamente canónico: análisis y anécdotas de investigadores rebeldes, dipsómanos, excéntricos, políticamente incorrectos... glosados por expertos que han atendido, además de a sus raíces literarias, a sus versiones cinematográficas.

En su prólogo, Panadero, él mismo al margen de la ley, advierte que va a resistirse con todas sus fuerzas a trazar una línea académica entre Edgar Allan Poe y Michael Connelly, entre Auguste Dupin y Harry Bosch, pongamos por caso, para bucear en los rincones más atrabiliarios y oscuros del género.

Por esa senda de los elefantes perdidos, Marcelo Morrazo nos hablará del padre Brown y de su inabarcable creador, G.K. Chesterton, cuyos despachos, establecidos en respetables pubs de Londres y alrededores, eran a menudo sede de sus improvisadas conferencias sobre los más variopintos asuntos.

Nada que ver, salvo su excepcionalidad o rareza, tuvieron en común el padre Brown y Mike Hammer, hijo de Mickey Spillane, el machista y violento tipo duro, parapolicial, que Sergio Torrijos glosa con acierto, ilustrando sus reflexiones con fotogramas de Stacey Keach, el autor que encarnó a Hammer «con su sombrero de fieltro, su Lucky Strike entre los labios, su Betsie bajo la axila y una sonrisa entre socarrona y malhumorada».

Ramón García nos recuerda la figura abismal de Derek Raymond, seudónimo de Robin Cook, y autor de novelas desgarradas, saturadas de devastados paisajes emocionales como la mítica Murió con los ojos abiertos.

En esa línea de carga existencial, Jesús Egido escribe sobre Pierre Lemaitre y José María Sánchez Pardo sobre el comisario Adamsberg, de Fred Vargas... En Detectives raros hay mucho más: cómic, videojuegos, incluso una serie de relatos inéditos de género a cargo de Alejandro M. Gallo, Roberto Malo, Alberto Pasamontes y Jesús Fernández.

Imprescindible.

1 Comentario
01

Por Raimon 11:02 - 02.06.2017

Hola Juan, todos los escritores como humanos que son tienen sus manias y vicios, ahora, no seria justo no reconocer lo que nos entretienen con sus ficticias historias, salud escritor.

Última hora
Revista RedAragon

Agenda de junio de 2017 en el 9º número de la revista de mano gratuita de RedAragon, que se puede encontrar en cerca de 200 establecimientos de Zaragoza y Huesca.