+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Un doble discurso

Narraciones Orejudo conquista al lector con sus glosas autobiográficas

 

Un doble discurso -

DOMINGO RÓDENAS DE MOYA BARCELONA
14/06/2018

Los libros de Antonio Orejudo pueden leerse con algo parecido al gozo previo, el que se experimenta ante la promesa del placer y la diversión. Con ese prejuicio positivo he leído estos Grandes éxitos en los que se reúnen 11 narraciones que jalonan más de 20 años de trayectoria literaria. Como si se tratara de un concierto, el autor presenta las circunstancias en que se gestó cada cuento y lo aprovecha para prodigarse en consideraciones variopintas sobre su escritura o en desahogos de su vida literaria y académica. Esta estructura da lugar a un doble discurso: el de los relatos y el de las glosas autobiográficas, que son las que se llevan el gato (o al lector) al agua.

En los cuentos hay un festival de registros y voces, una diversidad dominada por una ironía de impronta posmoderna que desactiva jocosamente la posibilidad de una lectura seria. Predominan la parodia (véase la de Javier Marías) y el pastiche (por ejemplo el fragmento del Cantar de Mío Cid en clave de ciencia ficción), la imitación burlesca de formatos y modelos, con abundante carga de referencias y un sentido intrascendente del juego literario. La reiterada afirmación de que la literatura no ayuda a vivir mejor parece inspirarse en este tipo de artificios. Evidencias de un taller literario sofisticado pero baladí.

En cambio, en los fragmentos en primera persona, en los que Orejudo habla sobre su ineluctable inclinación a la literatura, el libro tensa su musculatura, recuperando una cierta avidez de verdad que se dirige al propio autor, a la carrera literaria o universitaria, al desprestigio de la ficción y en general de las letras y, en fin, al mundo transformado en que vivimos. Aquí el artificio literario, en el que Orejudo vislumbra el germen de la impostura, está más desactivado, o quizá convertido en un simulacro de sinceridad en forma de making off: cómo y por qué escribió lo que escribió. Y es este asomarse sin mucha compostura, con la franqueza del que busca complicidad o absolución, lo que atrapa con mayor fuerza, como si una nueva certeza estuviera reemplazando la rutinaria ironía escolástica que humea entre las cenizas del posmodernismo.

‘GRANDES ÉXITOS’

Antonio Orejudo

Tusquets