+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Emociones sin impostura

Laura Ferrero construye con mimo y sutileza un drama familiar en la que es su primera novela

 

Emociones sin impostura -

DOMINGO RÓDENAS DE MOYA
01/02/2018

‘QUÉ VAS A HACER CON EL RESTO DE TU VIDA’

Laura Ferrero

Alfaguara

Mientras leía esta novela, la primera de Laura Ferrero (Barcelona, 1984), he recordado aquello que decía André Gide de que con los buenos sentimientos no se hace literatura. Y no porque abunden aquí los buenos sentimientos y, en consecuencia, haga mutis la literatura, sino porque Qué vas a hacer con el resto de tu vida confirma el aserto: su combustible son los sentimientos, pero no los buenos sino los que corroen y trastornan, los que aplastan y horadan, los que acorralan y postran, los que envenenan desde el pasado y también los que resucitan al calor de las ilusiones de futuro. Esta sinfonía sentimental obedece a una batuta serena, la de un estilo pulcro y refrenado, que sabe esquivar la trampa del melodramatismo acechante.

Ferrero ha creado una narradora de su edad, con su nombre y también con alguna de sus experiencias vitales (el trabajo editorial, la estancia en Nueva York, la vocación de escritora), pero que no debe confundirse con un yo autobiográfico.

En una situación familiar catastrófica, esta Laura imaginada sufre una pérdida dolorosísima que la aboca a un duelo desestabilizador. Para salir de él rompe lo que debería ser preservado y emprende un viaje en busca de respuestas. Soy deliberadamente impreciso para no traicionar el mecanismo de revelación de secretos que ha armado la autora y que complacerá a muchos lectores.

El duelo tiene lugar en el escenario de un drama familiar en el que todos los actores están construidos con mimo y sutileza hasta el punto de que cada uno podría situarse en el centro de su propia novela. Así ocurre con el padre, Román, geólogo obsesionado con las islas, su definición y su cómputo; con la madre, Adriana, pintora que arrastra una honda fractura por la que abandona a la familia durante cinco años; con el hermano menor, Pablo, pintor también, hiperestésico inadaptable.

Queda fuera de este cuadro Gael, el farero y profesor universitario, cuyos vínculos con todos los anteriores hubieran requerido una mayor elaboración. Todos son islas entre sí, que es la metáfora productiva que sobrevuela la novela y que sugiere una incomunicación y soledad que trascienden las de la narradora y su cohorte. El camino de la emoción sin impostura que ha transitado Ferrero es uno de los que lleva a la gran literatura.