Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

ENSAYO HISTÓRICO

El 'evangelio' de Robespierre

La Revolución francesa se fundamentó en sustituir el cristianismo por una nueva religión civil

LUIS NEGRO MARCO
05/11/2015

 

Christopher Dawson (1889-1970), historiador inglés que ejerció su docencia en algunas de las más importantes universidades del Reino Unido y de los Estudios Unidos, ocupó desde 1959 y hasta la fecha de su muerte, la cátedra Charles Chauncey Stillman de estudios católico-romanos de la Universidad de Harvard. Este escritor e historiador siempre defendió la teoría de que la religión ha sido la principal fuerza motora de los diversos procesos históricos protagonizados por la Humanidad.

Y en el caso de la cultura occidental, fue el cristianismo el factor esencial de su nacimiento y desarrollo. De manera que habría sido la religión cristiana la que posibilitó "un cambio interno en el alma del hombre occidental que nunca podrá destruirse íntegramente salvo por la total negación o destrucción de este mismo hombre".

En Los dioses de la Revolución, Christopher Dawson se centra en el análisis de los cinco primeros años de la Revolución francesa. Pero independientemente de su transcendencia histórica (pues la Revolución supuso el desmoronamiento del Antiguo Régimen, y el triunfo de de la voluntad de la nación sobre el despotismo feudal), la Revolución también instauró una nueva religión civil de espíritu totalitario, cuya tarea fundamental era la de operar al servicio al Estado.

Para Dawson, la Revolución francesa se entendería mejor, si se la contempla como parte de una revolución mundial (contaba con el precedente de la independencia, en 1783, de los Estados Unidos) que pretendía restaurar los derechos originarios e intrínsecos de la Humanidad, de los que había sido despojada por la tiranía de los reyes y de las castas sacerdotales. De hecho, de las reformas revolucionarias (financiera y constitucional) fue la Declaración de los Derechos del Hombre la más importante. Sin embargo, los púlpitos de las iglesias fueron sustituidos por los Autels de la peur (los altares del miedo) durante el Régimen del Terror de los jacobinos, que entre junio de 1793 y julio de 1794, trocaron la cruz por la guillotina, asesinando a miles de personas en ejecuciones públicas.

El 18 de floreal (7 de mayo de 1794), Robespierre exponía ante la Convención su informe Sobre las relaciones de las ideas religiosas y morales con los principios republicanos, en el que exponía el credo jacobino a través del evangelio del Progreso en el que se basan las esperanzas de la redención y el surgimiento de un nuevo mundo moral que posibilitaría la regeneración de la Humanidad. Los revolucionarios instauraron la fiesta al "Ser Supremo" --al que ofrecían su plegaria, sacrificios y culto-- como aglutinante de la nueva religión universal de la Naturaleza.

Pero la religiosidad laica de Robespierre llegó a tal extremo de fanatismo que una facción de sus correligionarios lo acusó no solo de aspirar a la dictadura, sino de pretender establecer una especie de nuevo pontificado religioso. También él acabó sus días en la guillotina, el altar de los sacrificios de la Revolución. Y al final, la Revolución pasó de las manos del pueblo a las de una nueva burocracia revolucionaria, ejerciendo un poder aún más absoluto que el de cualquier autócrata del pasado.

Última hora
Revista RedAragon

Agenda de junio de 2017 en el 9º número de la revista de mano gratuita de RedAragon, que se puede encontrar en cerca de 200 establecimientos de Zaragoza y Huesca.