+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

pirineos sur

Franco Battiato, la fuerza de la poesía y de la música

 

Franco Battiato. - EFE

EFE
16/07/2017

Franco Battiato logró encandilar a las más de 4.000 personas que han llenado esta madrugada el auditorio natural del Festival Pirineos Sur en el embalse pirenaico de Lanuza (Huesca), con un concierto en el que la poesía y la música se han abrazado con fuerza.

El artífice de todo esto ha sido Franco Battiato, que a sus 72 años de edad no ha agotado todavía su capacidad de renovarse y de sorprender con un repertorio conocido pero siempre permanentemente renovado y rejuvenecido.

Con un formato también sorprendente, dos teclados y un cuarteto de cuerdas que lleva el nombre de uno de las formaciones de cámara más célebres del pasado siglo, "Nuovo Quartetto Italiano", Battiato ha conseguido que su legión de seguidores gritaran una y otra vez "Viva la poesía".

No era para menos, porque el cantautor ha comenzado el concierto con una formidable versión de uno de sus grandes temas, "L'ombre de la luce", canción de 1991 capaz de provocar todavía estremecimientos entre el público.

Y así, poco a poco y consciente de la capacidad de sugestión de su poesía sonora, Battiato ha desgranado algunos de los éxitos que han salpicado una carrera de supera ya el medio siglo.

Canciones como "Le sacre sinfonie del tempo", "Povera patria" o "Fornicazione" se han adentrado rápidamente en el corazón de unos espectadores que querían más.

Así, ha sonado su particular homenaje a Jacques Brel, "La canzone dei vecchi amanti", un tema amargo que habla de los efectos del tiempo sobre el amor, y posteriormente, ante el delirio de sus seguidores "La stagione dell'amore".

El recital, tras una impresionante versión de "La Cura", ha finalizado con otro de sus mítico temas, "L'era del cinghiale bianco", y, claro, el público no quería finalizar con el ánimo ya desatado y pedía más.

Battiato ha complacido a todos cantando, entre otras, "Voglio vederti danzare" y "Cuccuruccucu", su particular versión de este popular tema hispanoamericano.

A lo largo de todo el concierto, con el que inicia su gira española, el cantautor italiano ha interactuado de forma continua con su público.

Su delgada figura y perfil latino han llenado el escenario flotante de Pirineos Sur, donde música y poesía se funden indisolublemente.

Claro, después de la actuación de Battiato, el cantante que le ha relevado, el sueco Bozo Vrêco, tenía difícil mantener la tensión que había provocado el italiano.

Tras un par de temas en solitario, Vrêco logró, a pesar de todo, animar el ambiente con temas de la tradición gitana balcánica y flamenca.