+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ACTOS EN CATALUÑA

Amor por la Carta Magna

C’s, PSC y PPC compiten por ver quién aprecia más la Constitución en su aniversario

 

Inés Arrimadas, a su llegada al acto de Ciutadans en defensa de la Constitución. - RICARD CUGAT

R. JULVE / J. REGUÉ / R. PASCUAL
07/12/2017

En estos tiempos de bandos identitarios y de mensajes lo más directos posible ha quedado bautizado como bloque constitucionalista el formado por Ciutadans, el PSC y el PPC. Sus rivales prefieren llamarles «unionistas» por el sentido peyorativo de la palabra, ya que el término evoca al de los partidarios de la unión de Irlanda del Norte y Gran Bretaña, donde el conflicto estuvo envuelto de violencia durante años. Por esa razón esas tres fuerzas catalanas se sienten más cómodas con el primer vocablo, y este miércoles tocaba demostrar quién siente más amor por la Carta Magna aprovechando el 39º aniversario de su aprobación en referéndum.

En el acto diario de campaña, en la plaza de la Universitat de Barcelona, Ciutadans sacó pecho de llevar varios años conmemorando el Día de la Constitución y no solo ahora en tiempos más revueltos. «Yo no la voté porque nací en 1981, pero con ella hemos tenido la mayor etapa de paz y prosperidad», subrayó Inés Arrimadas ante medio millar de simpatizantes. «Queremos que la Constitución siga vigente y actualizada al siglo XXI, por eso queremos reformarla, no destruirla», agregó la candidata.

El partido naranja dedica un párrafo de su programa a apuntar esas intenciones de remozar la Ley de leyes «para corregir las carencias del actual modelo», pero no apunta qué preceptos apuesta por modificar, aunque está claro que ninguno de ellos afecta al núcleo duro de la unidad, la soberanía y demás… «Queremos reformar el Senado», aseveró Arrimadas. «¡Y la ley electoral!», gritaba un hombre del público. «Y el sistema de financiación, para que sea justo y solidario», prosiguió la cabeza de cartel, que rechazó cualquier intento de contentar con ello a los independentistas «porque ellos no quieren que España vaya mejor».

Finalizado el mitin, muchos asistentes se apresuraban con banderas de España y senyeres a sumarse a la manifestación en defensa de la Carta Magna que se celebraba en la plaza de Urquinaona y que reunió a 12.000 personas según el Ayuntamiento. Ciutadans estuvo representado por varios dirigentes, pero no por Arrimadas, lo que le valió al líder del PPC, Xavier García Albiol, para cargar contra ella. «Me siento muy satisfecho de haber sido el único candidato constitucionalista en manifestarse por la Constitución, pero ahora que trabajamos en favor de un gobierno alternativo echo en falta al resto» espetó, y les reprochó no haber antepuesto la marcha a su agenda electoral.

El candidato popular fardó del 155 y animó a «darle continuidad» después del 21-D para evitar que «se salgan con la suya» los que quieren «llevar a cabo un golpe de Estado» en Cataluña. En un acto con Nuevas Generaciones, las juventudes de su partido, aseguró que la propuesta de los independentistas es «letal» porque significa «lo contrario» a los valores constitucionales: «Encerrarse en uno mismo, aislarse del mundo, vivir al margen de la realidad y negar las oportunidades a los más jóvenes». Por eso, les animó a «alzar la voz» para «poner punto y final» al independentismo, algo que tachó de «conservador, antiguo y pasado de moda».

«Solo los que quieren de verdad la Constitución quieren reformarla para que viva muchos años», exclamó Miquel Iceta ante medio millar de personas en Canovelles pero dirigiéndose a las dudas de Ciutadans y el PP. Un hora antes estuvo en Rubí, donde desde el año pasado se celebra la Constitución con la lectura de algunos de sus fragmentos. «He querido sumarme a esta celebración de los 39 años de más prosperidad y estabilidad de España y manifestar la necesidad de impulsar la reforma constitucional», valoró, señalando que el año que viene, el del 40º aniversario, sería el momento idóneo para afrontar esta reforma. Una reforma que requerirá «muchos consensos», como la elección del próximo presidente. Y, por lo que apuntan las encuestas, el único constitucionalista con opciones reales de llegar a la Generalitat es Iceta, porque solo él podría llegar a sumar en una investidura los apoyos de comuns.