+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PROCESO JUDICIAL EN EL TRIBUNAL SUPREMO

La Guardia Civil equipara a los impulsores del 1-O con la "delincuencia organizada"

El instituto armado remite al Supremo un informe en el que señala como "cerebro" de la logística del referéndum a Josep Maria Jové, número dos de Oriol Junqueras

 

Josep Maria Jové y Lluís Salvadó, en la Ciutat de la Justícia de Barcelona, el pasado 20 de septiembre / JOAN PUIG - EL PERIÓDICO

EL PERIÓDICO
14/02/2018

La Guardia Civil equipara en un informe a los dirigentes políticos y altos cargos de la Generalitat que impulsaron el proceso soberanista y el referéndum unilateral del 1-0 con la "delincuencia organizada", a la vez que tildan de “cerebro” de la logística de la consulta a Josep Maria Jové, segundo de Oriol Junqueras en la Consejería de Economía, al que se le confiscó el documento Enfocats, que los investigadores consideran la hoja de ruta independentistas. El instituto armado también otorga una papel importante a Josep Lluis Salvador, secretario general de Hacienda, que se encargó de “definir y construir las paredes” de la Agencia Tributaria catalana.

El informe ha sido remitido al juez del Tribunal Supremo, Pablo Llarenas, que investiga al cesado Gobierno catalán por presunta rebelión y sedición. La Guardia Civil ha empaquetado en un mismo documentos todas las pruebas que, a su entender, sustentan las ilegalidades en el proceso independentistas, cruzando documentos incautados, con conversaciones telefónicas intervenidas y otros elementos.

Secretismo
En este sentido, la Guardia Civil señala que los planes secesionistas han llevado a los dirigentes políticos y altos cargos de la Generalitat que impulsaron el ‘procés’ a actuar “con tácticas propias de la delincuencia organizada”, como se desprende del propio Enfocats, donde “literalmente” se hace constar que los preparativos no se tienen que hacer públicos con detalle y que “no hay que comunicar el funcionamiento de los órganos de coordinación”. Según los agentes, ese “secretismo” se observó en las actuaciones que practicaron en la organización y ejecución del referéndum.