+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL ÓRDAGO INDEPENDENTISTA

Terremoto antes del artículo 155

El encarcelamiento de Sànchez y Cuixart sacude el tablero catalán en vísperas de que Rajoy tome medidas contra Puigdemont. La decisión judicial deja en papel mojado la oferta de diálogo del 'president', que evita aclarar si declaró la independencia

 

Terremoto antes del artículo 155 - ATLAS

XABI BARRENA / FIDEL MASREAL
17/10/2017

El ‘procés’ llevaba unos días discurriendo de manera increíblemente tranquila. Y la semana se había iniciado con un intercambio epistolar entre Carles Puigdemont y Mariano Rajoy que otorgaba al debate soberanista un innegable encanto añejo. La tarde ha seguido apacible con la libertad para el ‘major’ Josep Lluís Trapero, hasta que la noticia del encarcelamiento sin fianza para los presidentes de la ANC y de Òmnium, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, ha sacudido al tablero de un modo que debe de haber quedado registrado en los sismógrafos.

La declaración de independencia ‘interruptus’ del pasado 10 de octubre dejó, entre la más fiel infantería del independentismo, una gran sensación de frustración que se ha redoblado este lunes con la respuesta de Puigdemont a Rajoy. Había, incluso, quien apostaba por un apaciguamiento de la inmensa movilización popular que siempre ha acompañado al independentismo. La inmediata encarcelación por sedición de los hacedores de las grandes y pacíficas manifestaciones de las últimas seis ‘diades’ a buen seguro que traerá, de rebufo, la vuelta a la calle del grueso del secesionismo.

Y eso que el día apuntaba a otra forma. La secuencia de cartas entre Puigdemont y Rajoy, enviadas entre Barcelona y Madrid, pero que en verdad esperaban sus autores que se leyeran en Bruselas, en Berlín y en Berna, bosquejaba más una lucha de sutilidades y pugnas por el relato que una acción desmesurada.

CATALÁN A LA "GALLEGA"

Puigdemont ha respondido el requerimiento de Rajoy sobre si había declarado o no la independencia a la gallega. Ni sí, ni no, sino todo lo contrario. Mucha apelación al diálogo (hasta seis veces lo menciona) y un emplazamiento al presidente español para verse a solas. Tras ganar el favor de la opinión pública internacional, después de la brutal actuación de la policía y la Guardia Civil el 1-O, Puigdemont obedece a las instancias europeas descartando la DUI y, además, se auto-presenta como el campeón del diálogo. 

La carta de Puigdemont a Rajoy ha satisfecho a un PDECat en el que su coordinadora general, Marta Pascal, ha tuiteado en favor del cierre de filas. Y no sólo en Twitter se ha hecho esta petición sino también en una reunión de la dirección, a puerta cerrada, en la que se ha pedido que no haya cuadros que vayan por libre y que se asuma la unidad de acción. También que haya más claridad en los mensajes y que estos sean previamente acordados. Todo ello, 12 horas después de la gala del Premio Planeta en la que el único representante del Govern fue Santi Vila, en su afianzado papel de verso suelto, que se sentó al lado de Enric Millo y de Ana Pastor.

ERC también ha acogido con satisfacción la misiva. Los socios en el Govern cierran filas siempre alrededor de Puigdemont y evidencian así que el principal enemigo del ‘president’ es el llamado sector moderado de su propio partido. Los republicanos se felicitaron de que Puigdemont haya puesto un límite temporal a la suspensión, de dos meses. Marta Rovira negoció y pacto con la CUP que ese plazo fuera de cuatro semanas, pero el acuerdo saltó por los aires a espaldas de la republicana.

La CUP, por su parte, lamentó que se hubiera perdido otra ocasión para declarar la independencia e insiste en que esto debe hacerse antes de que el Gobierno aplique el articulo 155. Es decir, cuando la Generalitat aun está al mando, por ejemplo, de los Mossos de Esquadra.Un cuerpo policial que vio como Trapero, ( y también la intendente del Eixample, Teresa Laplana) arriesgaban el ingreso en la prisión, aunque, a diferencia de Cuixart y Sànchez, se libraron a cambio de leves medidas cautelares. Aunque, atención, de momento solo se han analizado los hechos del 20 de septiembre, dno del 1-O. 

LA CONTRARRESPUESTA DE RAJOY

Volviendo a las misivas. Rajoy no tardó mucho en responder a Puigdemont. Básicamente para recordarle que en tres días vence el segundo plazo del requerimiento, en el que el ‘president’ debe rectificar o bien atenerse a las consecuencias en forma de aplicación, todavía no se sabe en qué grado, del artículo 155. Este artículo, según machaconamente difunde la Moncloa, tanto vía Rajoy como Soraya Sàenz de Santamaría, no sirve para “acabar con el autogobneirno” catalán, sino para promover “la vuelta a la legalidad” de la administración catalana.

La aplicación del dicho y dichoso artículo podría suponer el tercer ‘set-ball’ del Govern para proclamar la independencia, entendiendo que los esfuerzos por la salida dialogada han caído en saco roto. De momento, Junts pel Sí y la CUP decidieron aplazar el pleno ordinario de esta semana, quién sabe si con el plan de convocar una comparecencia del ‘president’ para el mismo jueves o el viernes. Hasta que el pleno del Senado no apruebe la propuesta detallada de Rajoy (qué competencias y en qué modo se recuperan por parte del Estado) hay tiempo para la proclamación.

ALBIOL, DESAUTORIZADA

El que tampoco tuvo su mejor día fue Xavier García Albiol. Al hilo de las elecciones que el constitucionalismo desea, el líder del PP catalán puso sobre la mesa la conveniencia de prohibir la participación en los comicios a los partidos independentistas. El sueño de un Parlament dividido entre Ciutadans, el PSC y el propio PP, y quien sabe, incluso, si con grupo parlamentario de algunas de esas fuerzas que se quedaron en puertas, como Unió (si existiera) o el PACMA, se desvaneció poco después, nada menos que en la sede de los populares, en la calle de Génova de Madrid. Ahí, el coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maíllo, afirmó que "en España afortunadamente uno puede pensar libremente, puede tomar partido por ser independentista o no serlo con absoluta libertad, unas características de un Estado democrático como el nuestro. Y eso afortunadamente se sigue manteniendo. Esa es la posición oficial del partido.

Con todo, las elecciones son una de las posibles salidas al bloqueo. El sector moderado del PDECat no las descarta en determinados escenarios, y el Gobierno central y el PSOE señalan esa vía como alternativa al artículo 155. Quizá por ello, el viernes Oriol Junqueras y el lunes, Marta Rovira, fueron muy tajantes en cuanto a que ERC no prevé una convocatoria inmediata pase lo que pase.

   
2 Comentarios
02

Por joseluisramos 11:02 - 17.10.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Y los podemitas dicen que son presos políticos.Esto es para partirse porque encima no tienen ni puñetera idea o se lo hacen por su conveniencia. Porque a estos señores no se les ha empapelado por sus ideas sino por lo que armaron en contra de la policia judicial.Que les quede claro a los podemitas.Que les gusta mucho meter la gamba.Petrusquin; ya sabes que la justicia aunque la Costitución dice que es para todos igual.....ya sabemos que no lo es.Nosotros hacemos un delito y lo tenemos claro.Ni diálogo ni leches.

01

Por Petrusquín 10:39 - 17.10.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

¿Se debe permitir que desestabilicen Cataluña y España entera, sin hacer nada, solo por ser políticamente correctos? ¿Seremos más papistas que el papa? Si yo cometo una infracción o un delito, ¿me servirá ante la Administración o ante un juez proponer diálogo? Pues eso.