+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

GP DE AUSTRIA DE F-1

Verstappen se reivindica ante los suyos

El holandés gana en casa de Red Bull el día en que Vettel recuperó el liderato gracias al abandono de los dos Mercedes

 

El holandés Max Verstappen se baja de su Red Bull como triunfador del GP de Austria. - AFP / GEORG HOCHMUTH

MIGUEL MARTÍNEZ
01/07/2018

En un año lleno de críticas, en ocho carreras anteriores en las que prácticamente cometía un error por fin de semana, Max Verstappen, el joven prodigio de 20 años, dio a Red Bull un triunfo inesperado en casa, en el Red Bull Ring de Austria, en una carrera catastrófica para Mercedes —abandonaron por avería Lewis Hamilton y Valtteri Bottas, la primera vez en cinco años— en la que Sebastian Vettel llegó al podio y recuperó el liderato del Mundial por un solo punto. 

Lejos del aburrimiento de los cuatro últimos grandes premios, el GP de Austria resultó vibrante desde el inicio. Bottas salió mal, pero se rehizo en la primera vuelta a costa de un Raikkonen timorato, que se pasó en la curva tres. E finlandés fue de nuevo adelantado por Bottas y Max Verstappen, mientras perdía la cuarta posición a manos de Daniel Ricciardo antes de mitad de carrera, merced a otro error. Los Mercedes marchaban en cabeza en lo que parecía una carrera más hacia el doblete, pero la nueva especificación de motor estrenada una semana antes comenzó a dar problemas. Bottas abandonó con un problema hidráulico en el primer tercio de carrera, dejando a Hamilton solo frente a los Red Bull y Ferrari.

LÍO CON EL COCHE DE SEGURIDAD VIRTUAL

Un coche se seguridad virtual para recoger trozos de alerones en pista condenó a Hamilton por un error claro de estrategia en el muro. Los Red Bull y Ferrari entraron a cambiar neumáticos, mientras que Hamilton se quedaba en pista. “Cómo ha podido suceder esto”, gritó Hamilton por la radio. “Hemos perdido ocho segundos respecto a Verstappen porque ha parado con Virtual Safaty Car”, le contestó su ingeniero Peter Bonnington. “Ha sido mi culpa, Lewis”, le confirmó el jefe de estrategia, James Vowles. Mercedes optó por perder la carrera pero protegerse de Vettel y mandó entrar a Hamilton en la vuelta 26.

 El inglés salió con un solo segundo por delante de Vettel, pero sus neumáticos comenzaron a mostrar ampollas cuando menos lo esperaba. “Es imposible parar a estos tíos”, decía el inglés sobre los Ferrari por radio.  “Lo sé Lewis, Yo he tirado a la basura la carrera, pero confío en tí para que lo arregles, Cuida las gomas por favor”, le dijo el jefe de estrategia.  Pero el Mercedes siguió destruyendo las gomas hasta que fue inevitable una segunda parada. Pero lo peor llegó después, con el abandono por rotura de motor.

VERSTAPPEN LO TENÍA TODO CONTROLADO

“Todos estas cuidando los neumáticos de las ampollas”, escuchaba por radio Max Verstappen. “Tranquilos, lo tengo todo controlado”, contestaba el joven de 20 años jaleado por miles y miles de camisetas naranjas en Spielberg. El holandés, que el sábado se negó a ayudar a Ricciardo con rebufos en la clasificación, justificó su decisión con una victoria inapelable, que se ganó con una gran salida y, sobre todo, con una gestión increíble del ritmo y las gomas. “Es increíble ganar aquí, en casa de Red Bull, delante de toda mi gente”, repetía una y otra vez por radio celebrando la cuarta victoria de su carrera.

ALONSO, OCTAVO CON PELEA

Las ampollas y un 'pit stop' horrible por parte del equipo Renault hipotecaron la carrera de Carlos Sainz, mientras que Fernando Alonso pescó un increíble octavo puesto cuando parecía imposible. Su compañero Stoffel Vandoorme había roto tres alerones delanteros contra los pianos de este trazado durante el viernes y el sábado, y ya no había repuesto para Alonso, que tuvo que montar uno del año pasado —si si, uno del año pasado— cuando rompió el suyo en clasificación, lo que el obligó a  salir desde el pit lane.  Con una aerodinámica completamente alterada, el español fue paciente incluso cuando rodaba último.“Pensad en la estrategia o en algo, no puedo estar 70 vueltas en esta posición”, repetía a partir de la vuelta 10. Pero tras la parada en box, completó una remontada espectacular hasta la octava posición.

“Ibamos a por los puntos y los conseguimos. Ibamos entre el tráfico taponados al principio, pero después del pit stop, todos tenían ampollas pero nosotros supimos evitarlo”, explicó Alonso, incluso con un morro delantero “del año pasado que nunca habíamos puesto en este coche. No sabíamos ni que ángulo darle, pero aún así conseguimos remontar”, explicó el asturiano.