+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

PUBLICACIONES

TIEMPO reúne a víctimas y verdugos ante el desarme de ETA

 

Portada de la revista TIEMPO. -

EL PERIÓDICO
08/04/2017

La revista TIEMPO lleva esta semana en su portada a cuatro vascos que hablan sobre Euskadi ante el fin de ETA. Se trata de un exetarra, una víctima, un policía y una escolta, y juntos debaten sobre el pasado, el presente y el futuro.

Bajo el título “La hora de la reconciliación”, el semanario ha conseguido sentar en una misma mesa a verdugos y víctimas, y que hablen sin miedo con motivo del desarme de la banda terrorista, que se concreta este fin de semana en Bayona.

José Ramón Arrieta, condenado por pertenencia a ETA; Esther Cabezudo, concejala del Partido Socialista y que sobrevivió a un atentado contra ella; Josu Puelles, ertzaina y hermano de un asesinado; y Gema Ruiz, escolta, dialogan con pasión sobre la esperanza que representa el final de la banda.

“Todos los que en algún momento estuvimos en ETA, de alguna manera hemos favorecido que perdurara”, confiesa Arrieta. “Me gustaría que la gente de la que he sido sombra pueda vivir libre y que nunca les vuelvan a insultar por la calle”, señala Ruiz.

EL PLAN DEL GOBIERNO ANTE EL BREXIT

La revista TIEMPO publica esta semana en exclusiva el plan del Gobierno español para amortiguar las consecuencias de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (brexit). En concreto, el semanario desvela que el Ejecutivo se está planteando conceder la nacionalidad española a los 300.000 británicos que actualmente residen en España, y que de lo contrario deberían abandonar el país.

España está muy preocupada con el brexit porque es el país de la UE donde residen más ciudadanos británicos, y donde mantienen importantes inversiones inmobiliarias. De hecho, se calcula que uno de cada tres británicos residentes en España tiene vivienda en propiedad.

El plan del Gobierno supondría que los británicos podrían ser también españoles, sin renunciar a su pasaporte británico, algo que hoy es incompatible pero que sí hacen otros países como Bélgica, Dinamarca, Suecia o Irlanda.