Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede

CLAUDI ALSINA : "La mayoría de los ciudadanos vive en dos dimensiones"

Claudi Alsina fue el encargado de inaugurar el ciclo de conferencias Matemática Vital, que se celebrará en Zaragoza hasta el próximo mes de abril.Claudi Alsina fue el encargado de inaugurar el ciclo de conferencias Matemática Vital, que se celebrará en Zaragoza hasta el próximo mes de abril.
25/01/2007

 

CATEDRÁTICO DE MATEMÁTICAS DE LA UNIVERSIDAD POLITÉCNICA DE CATALUÑA. ADEMÁS DE SU CARRERA DOCENTE, TIENE UNA AMPLIA TRAYECTORIA COMO DIVULGADOR DE MATEMÁTICAS, Y RECIBIÓ EL PREMIO VICENS VIVES A LA CALIDAD DOCENTE UNIVERSITARIA.

El título de la conferencia que dio este martes era Sorpresas para ciudadanos tridimensionales. ¿Qué sorpresas son ésas que pueden encontrarse los ciudadanos?

--Muchísimas, porque la mayoría de los ciudadanos viven en Planilandia, como consecuencia de una educación en la que han primado cosas del plano, por encima de cosas del espacio. Hay una falta de intuición respecto al espacio, y precisamente el motivo de la conferencia era hablar de algunas diferencias entre plano y espacio, y como inciden en nuestras vivencias.

--¿Podría poner un ejemplo de ello?

--Pues se puede hablar de lo que sucede en el mundo del arte, para apreciar visualmente la escultura o la pintura. Por ejemplo, ante un cuadro bien pintado, ¿dónde debe colocarse el espectador? Ningún museo aporta ayuda para explicar dónde colocar el ojo para apreciar la perspectiva real, y es un problema bellísimo que tiene una solución geométrica.

--Estos problemas de falta de cultura espacial, ¿se han dan dado siempre, o en nuestros tiempos marcados por lo multimedia se han acentuado?

--No ha habido nunca una cultura espacial, y el peligro del mundo multimedia es creer que porque se representen gráficos en 3D, eso es la realidad. Esto es una confusión que viene ya de la perspectiva de la fotografía, de identificar la representación de la realidad con la realidad misma.

--¿Qué otras implicaciones tiene esa advertencia sobre la necesidad de una cultura que sea más tridimensional?

--Más allá de lo que es la cultura espacial de los ciudadanos, lo de la tridimensionalidad es una metáfora educativa, que implica recuperar para el aprendizaje de las matemáticas una sensibilidad hacia los materiales, la experimentación, la manipulación, etcétera. Y esto se hace en el espacio, no en la pizarra y en el cuaderno, como tienen ocasión de hacer en una magnífica exposición que he tenido oportunidad de visitar en Zaragoza, que no se limita sólo a exponer posters, sino que cada póster lleva asociado un material para el aprendizaje.

--¿Y a los ciudadanos no nos bastaría con tener la percepción espacial con la que hemos funcionado hasta ahora?

--No, porque entonces hay una limitación en muchísimas acciones o apreciaciones. Es lo que sucede, por ejemplo, por no tener intuición del volumen de lo que puede caber o no en el maletero de un avión, o en el de un coche. Hay escenas ridículas de gente intentando lo imposible, cuando es evidente que no cabe. Por eso, hay acciones cotidianas que vendrían ayudadas con una mayor educación en tres dimensiones.

--Los matemáticos y los científicos en general, ¿asumen que debe darse una mayor atención a la cultura y la educación tridimensional?

--En este sentido, desde muchos foros ha habido una preocupación creciente en los últimos años. En los estándares curriculares ya se señala que hay que cuidar no sólo el razonamiento y otras mil cosas que son habituales en matemáticas, sino también el aspecto de la tridimensionalidad, porque es también vivir lo que se está aprendiendo en directo. Esto también es teatro, también es comunicación, y también supone una dimensión superior a las habituales.

--Esto supondrá también una mayor importancia de la enseñanza mediante métodos empíricos.

--Sí, es una actitud diferente para construir una clase del siglo XXI, que no es sólo la emisión y recepción de mensajes escritos, sino que debe ser mucho más complejo. Aquí en Aragón hay un buen ejemplo con el programa Matemática Vital, que no es simplemente dar una clase, sino ofrecer elementos múltiples con laboratorio, revistas, conferencias, etcétera. Eso es lo que hace camino hacia la clase del siglo XXI. Esta educación espacial, además, debe darse en cualquier nivel, y especialmente en las asignaturas que inciden en estas cuestiones, no solamente matemáticas, sino también plástica, o física. Es tener un laboratorio donde experimentar, o hacer plástica tridimensional, no sólo pintura.