El Periódico de Aragón | Lunes, 29 de mayo de 2017

17:15 h. TRES MESES DE ESPERA

La Torre del Agua de la Expo recuperará "Splash"

EFE 25/02/2014

El consejo de administración de la sociedad Expo Zaragoza Empresarial ha adjudicado a la empresa Enroque el proyecto de montaje de la escultura "Splash" en la Torre del Agua, en la que estuvo instalada durante la Exposición Internacional de 2008.

El plazo de ejecución que tiene la empresa para la instalación de la escultura es de tres meses y se espera que los trabajos estén finalizados el próximo verano.

La empresa se encargará de la redacción del proyecto y dirección técnica y artística, así como del traslado del material hasta el taller del adjudicatario, la certificación técnica respecto al cumplimiento de tensiones en cables, limpieza y repintado de las mismas y el montaje final en el interior de la Torre.

Enroque está especializada en la concepción, diseño de producción y construcción de contenidos temáticos para exposiciones, museos, decoración e interiorismo o convenciones y congresos entre otros campos, y es la que, según el director general de la sociedad Expo Zaragoza Empresarial, Jesús Andreu, ofrece mayor seguridad, porque es la misma que la colocó, informan fuentes del Ejecutivo autonómico en una nota de prensa.

El presupuesto de adjudicación ha sido 122.641 euros, un importe que forma parte del pago que asumió Caja Inmaculada (CAI) en el marco del acuerdo alcanzado con Expo Zaragoza Empresarial para la rescisión de contrato de la Torre del Agua.

Mediante este acuerdo, la sociedad pública retomó la gestión directa del emblemático edificio, que se ha abierto al público para su visita durante los fines de semana.

Las visitas se interrumpirán durante el periodo de instalación de la escultura, de un volumen que exige, ha señalado Andreu, la "tranquilidad necesaria", y se retomarán posteriormente.

Splash es una escultura de 23 metros de altura y unos 9 metros de diámetro, diseñada por Program Collective y desarrollada mediante fluidos y dinámicas por Pere Gifre para la Exposición Internacional de 2008.

Consta de 134 piezas distintas, compuestas de aluminio, que se sujetan mediante cables a la parte superior de la Torre y que representan una enorme gota de agua impactando sobre una superficie.

El peso total de la escultura es de unos 3.700 kilos, de los cuales 2.850 corresponden al conjunto central de 35 piezas de grandes dimensiones, que se suspende por seis puntos y, el resto de elementos, se distribuyen en otros cinco grupos de estructuras circulares y salpicaduras de diversos tamaños.