Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

CRISIS EN EL GOBIERNO FRANCÉS POR LA CAMPAÑA DEL 2007.

Las acusaciones de financiación irregular desbordan a Sarkozy

La excontable de la heredera de L´Oréal revela que el presidente recibió sobres con 150.000 €.El jefe del Estado responde que son "calumnias" y la oposición exige una comisión parlamentaria.

ELIANNE ROS ELIANNE ROS 07/07/2010

La madeja del juicio que entrenta al clan de L´Oréal ha desembocado en un escándalo de supuesta financiación ilegal que salpica a Nicolas Sarkozy. El elemento que ha propiciado un giro inesperado a la crisis, centrada hasta ahora en el ministro de Trabajo, Eric Woerth --cuya esposa gestionaba la fortuna de la heredera a través de la firma acusada de evasión fiscal-- ha sido la entrada en escena de la excontable de la principal accionista de L´Oréal, Liliane Bettencourt, la mujer más rica de Francia. Según Claire Thibout, Bettencourt hizo llegar a Woerth un "sobre" con 150.000 euros para financiar la campaña presidencial de Sarkozy en el 2007. La ley limita a 7.500 euros las contribuciones a un partido y a 4.600 las donaciones a un candidato.

La antigua empleada de la multimillonaria ha complementado su acusación, realizada ante la policía --de momento no acompañada de pruebas--, con una revelación que afecta directamente al presidente. En declaraciones al diario digital Mediapart, Thibout afirma que Sarkozy era un "habitual" en las cenas organizadas por Bettencourt y que, cuando era alcalde de Neuilly, "también recibía su sobre" con contribuciones de la heredera.

Con la intervención de la excontable, lo que hasta ahora era un caso de presunto conflicto de intereses del titular de Trabajo --era ministro del Presupuesto cuando su esposa fue contratada para gestionar los activos de Bettencourt-- traspasó la frontera del terreno moral para entrar en aguas aún más movedizas. La situación desbordó al Gobierno, hasta ahora concentrado en salvar a Woerth de la quema.

AGUAS AGITADAS Para conservar al ministro en el que ha confiado una de las reformas más difíciles de su mandato, la de las pensiones, Sarkozy entregó el domingo la cabeza de dos secretarios de Estado, con rango de ministro, en la cuerda floja por haber derrochado dinero público. Pero la marcha de Christian Blanch, que cargó al Estado 12.000 euros en puros, y de Alain Joyandet, que gastó 160.000 euros en un viaje en jet privado, no ha logrado contener las aguas. Tampoco las palabras del presidente, que tachó de "calumnias" las acusaciones.

Todo el Gobierno en pleno se empleó a fondo en defenderse con un ataque en toda regla a la oposición, que lógicamente puso el grito en el cielo. Los cruces de reproches culminaron en un estruendoso choque en el Parlamento.

El sucesor de Woerth en el ministerio del Presupuesto, François Baroin, llegó a afear a los socialistas su actitud crítica, acusándoles de "populismo" y "hacer el juego a la extrema derecha" por dar pábulo a las declaraciones de la contable, que dimitió en el 2008 por diferencias con la empresa que gestionaba la fortuna de Bettencourt.

Los diputados del Partido Socialista acabaron abandonando el hemiciclo, no sin antes exigir al Gobierno una investigación al margen del juicio que enfrenta a los Bettencourt. Reclamaron también una comisión parlamentaria para aclarar si el partido de Sarkozy, la Unión por un Movimiento Popular (UMP), se ha financiado de forma ilegal.

"TODO ES FALSO" Las palabras de Woerth les resultaron insuficientes. "Todo es falso", clamó en el telediario de mayor audiencia. "Ultrajado", se negó a dimitir porque así daría la razón a quienes le "insultan a diario". De momento, mantiene su cargo de tesorero de la UMP, que ha compatibilizado con el de ministro de Trabajo y del Presupuesto.

A su juicio, la dimisión de su esposa en la empresa que gestiona los activos de L´Oréal es más que suficiente. No así para la primera secretaria socialista, Martine Aubry, que puso el acento en la investigación judicial.

Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail:

Escribir comentario
Formulario de acceso de usuarios

Recordarme en este equipo

Si no tienes cuenta de Usuario registrado puedes registrarte como Usuario de El Periódico de Aragón

Si no recuerdas o has perdido tu contraseña pulsa aquí para solicitarla

NORMAS DE PARTICIPACIÓN

La opinión de LA CABECERA se expresa sólo en los editoriales y los articulistas. Los usuarios de este espacio exponen, por tanto, posturas personales.

No está permitido verter comentarios contrarios a las leyes españolas o injuriantes.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Los autores de los comentarios que no se ajusten a las normas de participacion podrán ser identificados a través de sus IP a petición de las autoridades.

Usar cuenta de usuario

Acepto la cláusula de privacidad

CLÁUSULA PRIVACIDAD

Le informamos, que con arreglo a la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales, de 13 de diciembre, LO 15/1999, cuando el Usuario facilite sus datos de carácter personal está autorizando expresamente al titular de esta Web al tratamiento e incorporación de los mismos en un fichero de su propiedad, debidamente comunicado a la Agencia de Protección de Datos.

El Usuario o su representante podrá ejercitar sus derechos de acceso, rectificación, cancelación u oposición enviando un escrito junto con una fotocopia de su DNI al domicilio que consta en la Mancheta de este diario. Todo esto, según lo estipulado y recogido en el Aviso Legal.

Los campos marcados con (*) son obligatorios.

Última hora
Las noticias más...