+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico de Aragón:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

«Hemos conseguido que se hable cada vez más de derecho y no de caridad en servicios sociales»

 

Fernando Faubell Zaldívar es consejero comarcal y concejal en el Ayuntamiento de Remolinos. -

LA CRÓNICA cronicas@aragon.elperiodico.com
09/10/2017

–Nos encontramos en el ecuador de la legislatura, ¿qué balance hacen de los dos últimos años en la Comarca Ribera Alta del Ebro?

–El tiempo pasa muy deprisa pero en estos dos años hemos sido capaces de mantener una dinámica de acción alta, continuando la senda de una magnífica herencia del anterior equipo de gobierno comarcal. Se han mantenido e incluso mejorado servicios, y los ciudadanos de los 17 municipios que forman la comarca, creo que así lo perciben.

Llevamos dos años de una legislatura apasionante, donde cada vez la administración local, ayuntamientos, comarcas y diputaciones provinciales, juegan un papel vertebrador fundamental. Soy consejero comarcal por el municipio donde soy concejal, Remolinos, y no entiendo el futuro próspero de nuestros municipios sin una administración local fuerte. La Comarca Ribera Alta del Ebro y la Diputación de Zaragoza han sido fundamentales y complementarias en nuestro pasado reciente y lo son, aún más si cabe, en nuestro presente y en nuestro futuro.

–¿Cuáles han ido las inversiones más importantes?

–Más que inversiones me gusta hablar de acciones, ya que es algo más cercano a la tarea que tenemos encomendada por los ciudadanos. Desde siempre, la joya de la corona en la comarca han sido los Servicios Sociales, y de esto nos sentimos muy orgullosos. Un área de servicios sociales como la que tenemos en la Comarca Ribera Alta del Ebro hace que tenga sentido gran parte de nuestro trabajo. Desde el área se ha conseguido que hablemos cada vez más de derecho y no de caridad.

Pero no sólo la comarca son las Servicios Sociales. Se sigue trabajando de forma muy intensa desde la Consejería de Promoción de la Mujer, con actividades de concienciación de la mano del tejido asociativo de nuestros municipios.

Además, el área y Servicio Comarcal de Deportes nos permite tener cada año una batería de actividades a realizar como en pocos lugares de España la tienen, obviando lógicamente las grandes ciudades. Los jóvenes premian todos y cada uno de los proyectos y acciones que desde la consejería se llevan a cabo. Triunfan porque son los propios chicos y chicas los que forman parte de las decisiones que se organizan. Me gustaría poner el acento en ellos y felicitarles por la gran labor dinamizadora que ejercen. Son ellos los que verdaderamente «hacen comarca».

–¿Cuáles son las apuestas en otras grandes áreas?

–Desde el área de Cultura se han propuesto, y así lo están consiguiendo, que nos podamos acercar todos al apasionante mundo que hay detrás de su nombre. Cada vez son más las actividades organizadas directamente por la comarca, y la ayuda económica para con nuestras asociaciones es fundamental.

La Consejería de Escuela Taller sigue apostando con la formación dual que supone aprender un oficio, tanto desde su vertiente teórica como práctica. Todos tenemos cerca un edificio rehabilitado donde estos jóvenes han aprendido y trabajado.

El área de Nuevas Tecnologías nos ha permitido disponer de una web comarcal moderna, a la vanguardia de la gestión práctica con la administración. Además mantiene y mejora continuamente los contratos con terceros vinculados a la consejería.

También desde la Consejería de Turismo se trabaja activamente en posicionar y hacer visible nuestros municipios dentro y fuera de la comarca. Se apuesta por hacer atractiva la visita a nuestros pueblos, con rutas senderistas para todos los niveles, paneles de identificación renovados, presencia en ferias...

–¿Qué servicios comarcales puede destacar como ejemplos de buena coordinación?

–Desde el área de Protección Civil, Prevención de Catástrofes y Maquinaria se ha llevado a cabo un plan de seguridad, que fue presentado en todos y cada uno de los municipios de la comarca. Y se mantiene una estrecha relación y coordinación con el cuerpo de voluntarios de Protección Civil, Servicio de Emergencias del Gobierno de Aragón, Asamblea Comarcal de Cruz Roja, entre otros muchos. Además, gestiona el parque de maquinaria comarcal poniendo a disposición de todos los consistorios barredoras, mini excavadoras, motobombas, hidro-limpiadoras, etc.

Por último, y no por ello menos importante, contamos con un servicio de recogida de residuos eficaz y eficiente, adaptándose a las particularidades, cuando existen, de todos nuestros pueblos, con las dificultades que ello conlleva. Precisamente en septiembre comenzó la tramitación del pliego de condiciones del servicio. Tras varios meses de elaboración de un documento arduo, destaca la ampliación del servicio, poniendo a disposición de los ciudadanos dos puntos limpios, un fijo y otro itinerante por los 17 municipios de la comarca.

–En materia de empleo, ¿qué actuaciones se están llevan a cabo principalmente?

–En agosto del 2015, tras la elección de mi compañero y amigo Felipe Ejido como presidente comarcal, se me asignó la consejería de Políticas de Empleo. Un reto apasionante y donde el camino por recorrer era muchísimo, ya que al ser una consejería de nueva creación, todavía no se había trabajado, desde la institución comarcal, directamente en la materia. Si es cierto que existían, y siguen existiendo, convenios de colaboración con el Gobierno de Aragón, Diputación Provincial de Zaragoza, Instituto Aragonés de Empleo...

En materia de empleo, lo más significativo por la envergadura de la acción y, sobre todo por el impacto positivo que tiene en la sociedad, ha sido la construcción del Centro de Impulso Empresarial de la Comarca Ribera Alta del Ebro (CIEM) ubicado en Pedrola.

–¿Cómo funciona?

–El CIEM abre sus puertas de forma diaria para atender las inquietudes y necesidades del tejido industrial de la comarca. Además realiza una labor fundamental orientada a los desempleados y donde existe la posibilidad de mejorar la formación, tanto de desempleados como de ocupados, con el propósito de que, por méritos propios, puedan ocupar una posición más ventajosa en la «parrilla de salida» hacia el mercado laboral.

Otra de las acciones más importantes llevadas a cabo en materia de empleo ha sido la construcción de una bolsa de empleo comarcal donde cada vez son más las empresas que solicitan personal procedente de la misma y, por tanto, cada vez son más las personas que consiguen ingresar en el mercado de trabajo tras su paso por este servicio comarcal.

–¿Qué importancia tienen los diferentes sectores productores en la comarca?

–Tradicionalmente, el medio rural aragonés lo ha sustentado la agricultura y la ganadería. En la Comarca Ribera Alta del Ebro también era así. Es más, a día de hoy, el sector primario sigue teniendo un peso fundamental para nuestro mantenimiento y progreso como sociedad, pero no es menos cierto que somos unos privilegiados si nos comparamos con otras zonas de Aragón e incluso del territorio nacional. Somos un oasis en mitad del desierto.

–¿Por qué?

–Porque somos una comarca privilegiada por nuestra posición geográfica, infraestructuras y accesos; y eso las empresas lo ven y valoran. Nadie pone en duda la tremenda repercusión que supuso en nuestras vidas la instalación de General Motors en Figueruelas. Pero no sólo eso, ya que son fundamentales para nuestro crecimiento como sociedad todas y cada una de las empresas instaladas en los polígonos industriales con más solera, como los de Pedrola, Alagón, Torres, Cabañas..., y aquellos en vías de construcción, como el de Remolinos, que cuenta ya con empresas instaladas y el interés de alguna otra por instalarse.

No debemos olvidar que al ser una comarca tan próxima a Zaragoza capital el sector servicios cada año va adquiriendo más peso e importancia, y la capacidad de crecimiento del mismo no es menor. De hecho, empresas importantes se hicieron eco de esta circunstancia y, a día de hoy, ya están instaladas, como es el caso de Mercadona en Alagón.

–La mayor incidencia económica se concentra en el sector industrial. ¿Qué papel juegan las pymes, muchas de nueva creación?

–Si importantes son las grandes empresas, fundamentales son las pequeñas y medianas, ya que juntas hacen que nuestra comarca sea una de las que menos tasa de paro registre y una de las que más afiliados a la Seguridad Social aporte. Además no quiero dejar pasar la ocasión para acordarme de los autónomos, ya que ellos en la mayoría de los casos, además de dar unas buenas cifras en materia de empleo, son verdaderos dinamizadores rurales, a todos se nos viene a la cabeza el albañil, el fontanero, el electricista, el hostelero, el carnicero... de nuestros municipios y el gran servicio que nos prestan.

–¿Cuáles son las principales necesidades de la comarca?

–Nos queda mucho camino por recorrer y tareas por ejecutar. Nunca he sido amigo de los grandes proyectos y sí de las acciones diarias que hacen que consigamos ayudar a la gente. Cuando somos capaces de aumentar partidas presupuestas que llegan a los ciudadanos, véase subvenciones de las áreas de Cultura, Deportes, Mujer, Servicios Sociales, Ayudas de Urgencia, cuando somos capaces de poder ofrecer a la gente que lo necesita una grúa, una cama articulada, una silla de ruedas..., es porque algo se está haciendo bien, y lo que necesitamos es poder mantener y mejorar todo esto. Necesitamos un Gobierno de Aragón fuerte, involucrado con nosotros. El actual Ejecutivo destina más dinero a las comarcas y pone verdaderamente en valor nuestro trabajo.

–¿Y en materia de infraestructuras?

–Estamos satisfechos. La gran necesidad comarcal era disponer de una sede capaz de dar un servicio de calidad, accesible y, por qué no decirlo, moderno. De esto dio cuenta el anterior equipo de gobierno y, a día de hoy, contamos con una sede comarcal referente en Aragón.

–Si nos centramos en la consejería que dirige ¿en qué proyectos está trabajando?

–Estamos inmersos en la contratación de un segundo agente de desarrollo local que potencie las relaciones con empresas, que seamos capaces de trasmitir todo este potencial al tejido empresarial y ponerlo a su disposición. Sin olvidar en la mejora continua del asesoramiento a los desempleados e incidir más en su formación. En esta labor juega un papel fundamental la Asociación para el Desarrollo de la Ribera Alta del Ebro (Adrae). Gran parte de nuestra privilegiada situación se la debemos a ellos.

Tenemos que ser capaces de ocupar los tres viveros para empresas de los que dispone el Centro de Impulso Empresarial (CIEM). Aquellos emprendedores que tienen la valentía de adentrarse en el mercado de trabajo por esta vía deben de ser premiados, y que mejor forma que haciéndoles el camino más fácil, en el centro tienen una valiosa ayuda que no deberían desaprovechar.

Además creo que la gran labor pendiente en materia de empleo es crear un equipo de trabajo capaz de aprovechar sinergias entre la consejería de Empleo, Servicios Sociales, Juventud, Asociación Comarcal de Empresarios y Entidades Sociales para colaborar, aún más si cabe, en la búsqueda de soluciones para la gente que realmente lo necesita.

–¿Qué potencialidades tiene la comarca?

–El potencial es infinito. El territorio y su gente nos dota del mejor instrumento para hacer de la gestión pública una verdadera herramienta de progreso. He resumido la labor de la institución comarcal, pero creo que lo mejor siempre está por llegar. Si somos capaces de trasmitir a la gente la importancia que tienen nuestros pueblos y la importancia que tiene el poner en valor nuestras cosas, actividades, tradiciones, empresas y, por qué no decirlo, nuestros representantes, alcanzaremos entre todos nuestro sueño: que nuestros pueblos de forma individual, pero sobre todo, nuestros pueblos entendidos de forma conjunta a través de la Comarca Ribera Alta del Ebro sean mejores.

–¿Cómo se presenta el futuro a corto y medio plazo en la Ribera Alta del Ebro?

–Un amplio acuerdo facilitó la investidura del candidato socialista a la presidencia de la comarca, con el voto favorable de PSOE, CHA, PAR y Alagón en Común. Además, el devenir de lo que va de legislatura no hace presagiar sobresaltos de aquí al 2019. Esta explicación me sirve para recordar que el equipo de gobierno está compuesto por consejeros del grupo socialista, CHA y Alagón en Común.

Todos ellos son responsables con sus áreas y, hasta donde nuestra capacidad de decisión abarca, el trabajo se realiza de forma correcta. Además es sensato decir que sus posiciones en el ejercicio de sus labores están a la altura. Pero no sólo de los grupos que forman parte del equipo de gobierno, creo que puedo decir sin que nadie se ofenda, que más allá de las ideologías o posiciones políticas de cada grupo, todos y cada uno de los 35 consejeros que forman parte del consejo comarcal ejercen su labor con responsabilidad. 

Las crónicas iniciaron su andadura en el año 2000 con el objetivo de convertirse en un referente informativo de una delimitación territorial viva, ilusionante y dinámica en sus planteamientos. Es una propuesta editorial que nació con la ilusión que aporta la novedad, pero sobre todo con el compromiso de prestar un servicio a todos los vecinos que habitan o visitan los municipios de la comarca.

Su finalidad es dar a conocer, difundir, proyectar y comunicar los acontecimientos y hechos noticiosos que se produzcan en la comarca desde el rigor y la objetividad a través de periódicos mensuales o bimensuales que se distribuyen por la zona de forma gratuita. Es por ello un proyecto informativo pionero y novedoso y es innovador en cuanto a su configuración y su estructura, donde domina una profunda vocación local y comarcal en sus contenidos.

Coordinador editorial: Alicia Revuelta
Edita: Prensa Diaria Aragonesa. Hernán Cortés 37. 50005 Zaragoza.
Jefe de Publicidad: Ignacio García (976 700 464).
Delegado comercial: Antonio Viñuales. C/Mayor 14. Alagón. Tel. 976 612 222.

Depósito Legal: Z-371-2002.
Correo electrónico: cronicas@aragon.elperiodico.es
Periodicidad: mensual.

Ribera Alta del Ebro